Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2015.

Orinar la cama, ....Enuresis

Niños de más de 5 años que mojan la cama, ¿qué podemos hacer?

18/06/2013

El orinarse en la cama, afección conocida como enuresis nocturna, es un trastorno que afecta a un 5% de los niños de entre 5 y 14 años. ¿Cómo pueden los padres solucionar este trastorno?

Se calcula que el 5 % de los niños de entre 5 y 14 años padecen enuresis nocturna, es decir, se siguen orinando en la cama ya pasada la edad límite en que deberían tener un control vesical total. Así, podemos afirmar que existe el problema cuando un niño ya ha cumplido los 5 años y se orina una media de cuatro noches al mes durante un período de tres meses como mínimo. Si esto ocurre, es el momento de consultar al médico del pequeño.

El doctor Juan Carlos Ruiz de la Roja, urólogo y director del Instituto Urológico Madrileño, es el autor del libro “¿Por qué los niños se orinan en la cama? Respuestas de un médico”, donde habla del problema y responde a muchas dudas que pueden tener los padres.

En la mayoría de casos, la enuresis es una afección hereditaria, ya sea porque los padres la padecieron en el pasado o porque aún la sufren en la actualidad. Pese a esto, es un problema que tiene solución médica y se puede tratar. En este sentido, es importante que los padres no esperen a que el niño crezca con la esperanza de que el trastorno desaparezca por sí solo, y consulten al médico cuanto antes para saber las causas que lo provocan y empezar con el tratamiento.

La causa más frecuente de que un niño se orine en la cama es que produce más pipí de lo habitual durante la noche y tiene la vejiga más pequeña de lo normal. Por lo tanto, nunca es culpa del niño, ya que se trata de algo que no puede controlar y, por ello, no debes castigarle ni regañarle si se hace pipí en la cama.

En cuanto a retirar el pañal, el doctor Ruiz de la Roja marca los 3 años como la edad límite. De todas maneras, el pañal nocturno suele utilizarse más tiempo; los 5 años se sitúa como la edad máxima. Si el problema persiste pasada esta edad, debes consultar al médico para empezar el tratamiento y solucionar el problema.

03/09/2015 20:39 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Bronquiolitis

20150904010259-bql.jpg
03/09/2015 21:03 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Chagas

20150904011335-chagas.jpg
03/09/2015 21:09 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Soplos cardíacos

Si mi hijo tiene un soplo ¿significa que tiene una enfermedad cardíaca?

18/02/2014

¿Qué es un soplo en el corazón?

Un soplo es un ruido que hace la sangre cuando pasa por el corazón o por los vasos sanguíneos que entran y salen de él.

El médico lo detecta cuando ausculta el corazón con el fonendoscopio. Son muy frecuentes en niños, sobre todo en los más pequeños, porque la pared del pecho en ellos es más fina y esto permite escuchar mejor los ruidos cardiacos.

Suelen ser más evidentes, y por tanto más fáciles de escuchar, en situaciones de enfermedad (fiebre, vómitos, tos intensa…). Por eso, es frecuente que  un niño a quien en ninguna revisión de salud en su centro de atención primaria se le ha detectado, en una visita de urgencias por fiebre, por ejemplo, el médico que le atiende le comente que se le escucha un soplo.

Si mi pediatra me dice que mi hijo tiene un soplo ¿quiere decir que tiene una enfermedad del corazón?

No. De hecho, en más del 99% de los niños que presentan un soplo éste no es debido a ninguna enfermedad ni malformación del corazón (cardiopatía congénita).

En estos casos, para indicar su benignidad, se denomina soplo inocente.

Si a mi hijo le diagnostican un soplo, ¿siempre tiene que valorarlo un cardiólogo pediátrico?

No. En la mayoría de las ocasiones las características del soplo a la auscultación (el tipo de sonido, su intensidad y localización, si cambia con la postura del niño…) son sugestivas de que se trata de un soplo inocente.

En el caso de niños menores de un año o de que, por las características del soplo, su pediatra sospeche la presencia de alguna enfermedad del corazón, es posible que derive a su hijo para que lo valore un cardiólogo pediátrico y se le realice una ecocardiografía.

¿Los niños con soplos inocentes necesitan un seguimiento por un cardiólogo pediátrico?

No. Un soplo inocente no indica que el niño tenga ninguna enfermedad del corazón. 

Por tanto, ha de hacer una vida normal, sin limitación de su actividad física y seguir los controles de salud habituales en su centro de atención primaria.

Artículo realizado por:
 
Fredy H. Prada Martínez
Jefe de Servicio de Cardiología Pediátrica 
 
Mario Sanz Cuesta
Médico adjunto. Servicio de Pediatría

EN CUALQUIER CASO MERECE LA CONSULTA PEDIATRICA (Hosp. Dr. F. Viano)

03/09/2015 21:11 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Movimientos....

Ni tics, ni temblores... son estereotipias

20/09/2014

¿Qué son las estereotipias?

Las estereotipias se engloban dentro de los trastornos del movimiento hipercinéticos, es decir, por exceso de movimiento, que incluyen: tics, temblor, mioclonus, atetosis, corea, distonía y estereotipias. 

Actualmente se define la estereotipia como movimientos repetitivos, semiinvoluntarios, rítmicos (aunque no siempre), coordinados, no propositivos (que no se realizan con un fin), estereotipados (que se repiten siempre de forma idéntica), suprimibles con la distracción o con la iniciación de otra actividad, que no impiden la realización de una actividad motora pero que, en ocasiones, pueden interferir con las actividades normales si son muy frecuentes o resultar lesivos para el individuo (en casos graves asociados a otros déficits neurológicos).

¿Cuándo suelen aparecer las estereotipias?

Suelen iniciarse antes de los 3 años de edad, ser bilaterales y afectar a las extremidades superiores. Tienen un inicio y un fin bien definidos, aunque su duración es variable. Suelen exacerbarse o inducirse por el sueño, el estrés, la concentración, la fatiga, el aislamiento sensorial, el aburrimiento o la ansiedad. Normalmente se asocian con situaciones positivas o placenteras para el niño.

Se estima que entre el 3 % y el 9 % de los niños de entre 5 y 8 años presentan estereotipias primarias. Asimismo, se calcula que entre un 40 % y un 45% de los niños con autismo presentan al menos un tipo de estereotipia. 

¿Con qué se pueden confundir las estereotipias?

Las estereotipias se pueden confundir con otros trastornos del movimiento hipercinéticos (especialmente con los tics complejos), como compulsiones, crisis epilépticas, con automatismos o con movimientos como asentimiento o cabeceo (head nodding) o secundarios por enfermedad neurológica.

Para poder diferencias las estereotipias podemos tener en cuenta varias características: 

  • Inicio precoz (en menores de 3 años, los tics aparecen más tardíamente, a los 6-7 años)
  • No aparecen en sueño
  • El individuo no es consciente del movimiento de la estereotipia
  • Los movimientos siguen un patrón fijo, siempre son iguales (a distinción de los tics motores complejos, cuyo patrón es errático y van variando con el tiempo)
  • Predominio en extremidades superiores, pero también pueden afectar a las inferiores y al resto del cuerpo (los tics predominan más en la cabeza y extremidades superiores, o tronco)
  • Ritmicidad (a distinción de los tics)
  • Suprimibles con la distracción (a distinción de las crisis epilépticas y otros trastornos del movimiento hipercinéticos, además los tics son menos suprimibles que las estereotipias)
  • Mayor duración que los tics
  • No asocian alteración del nivel de conciencia
  • Ausencia de sensación anormal premonitoria o urgencia en su realización (diferencia con tics o compulsiones)
  • Pueden ser placenteras para el individuo (a distinción de las compulsiones o los tics)
  • Al suprimirse no generan ansiedad en el niño

¿Cómo se clasifican las estereotipias?

Las estereotipias pueden ser: 
  • Motoras (movimientos) ó fónicas (emisión de sonidos o vocalizaciones); 
  • Simples (movimientos simples y únicos, sonidos guturales) o complejas (movimientos más complejos, coordinados, implican más de una acción, vocalizaciones);
  • Primarias o secundarias. 

Patrones más característicos de estereotipias:

  • Cara: movimientos de lengua o labios, apertura de boca, mueca, chupeteo, chupar objetos, aspirar, fruncir los labios, estirar los labios, resoplido, bruxismo, mordisquear, apretar la mandíbula, abrir los ojos…
  • Cabeza y cuello: Agitar la cabeza, head nodding (en afirmación, negación o tipo infinito), head tilting (inclinación de cabeza), agitación de hombros o cabeza, head banging (golpeteo con la cabeza), estiramiento de cuello, enroscarse el pelo en los dedos, tirones de pelo, extensión de cuello…
  • Tronco: giro, body rocking (balanceo del cuerpo), flexionar la espalda, giro del cuerpo hacia los lados…
  • Hombros: elevar y bajar los hombros, arquear la espalda…
  • Miembros superiores: aleteo de manos, cruzar los brazos sobre el pecho, palmeo, agitar las manos, movimientos ondulantes de las manos, retorcer las manos o los dedos, chuparse el pulgar, señalar, morderse o chuparse las manos o los dedos, arañarse las manos, agitar las manos enfrente de la cara, poner las manos enfrente de la cara y mirarlas, pellizcar la piel, enroscar la ropa con los dedos, picar/ repiquetear (golpear) en objetos, en la pared…
  • Manos con objetos: agitar un objeto, golpear un objeto, estrujar un objeto, golpear superficies con lápices u otros objetos, acariciar o frotar repetitivamente objetos…
  • Miembros inferiores: Golpear con los pies en el suelo, golpear un pie con el otro, caminar de puntillas, caminar de talones, saltar, correr, correr en círculos, posturas rígidas de las piernas, dar patadas, sentarse y levantarse…
  • Autodirigidas: Cubrirse las orejas, olisquear, frotarse los ojos, golpearse o tocarse el cuello, tocarse los genitales, automutilación, frotarse contra la superficie de un objeto…
  • Visuales: bizquear, mirar detenidamente a un objeto que se sostiene en las manos, sostener un objeto en frente de la cara y dirigir la mirada hacia un objeto lejos en el campo de visión…
  • Fónicas: Vocalizaciones (frases o palabras), risa inmotivada…
Las estereotipias se pueden dividir en dos categorías: primarias y secundarias, según afecten a niños sanos o a niños con trastornos del neurodesarrollo/autismo o retraso psicomotor/mental. 
 
Las estereotipias primarias tienen mejor pronóstico y tienden a desaparecer con el tiempo, mientras que las secundarias tienden a persistir. 

Diagnóstico de las estereotipias:

El diagnóstico es siempre clínico y no son necesarias pruebas complementarias salvo que se sospeche otra patología distinta de las estereotipias: vídeo-EEG para hacer el diagnóstico diferencial con epilepsia, resonancia magnética cerebral en estereotipias tipo head nodding, etc.
 
Pueden ayudarnos para el diagnóstico:
  • Observación directa
  • Análisis de vídeos caseros
  • Uso de cuestionarios estandarizados validados

¿Cómo se tratan las estereotipias? 

En la mayor parte de los casos no requieren tratamiento y lo más importante será explicar a la familia la benignidad del cuadro. Incluso tratándose de estereotipias secundarias, las estereotipias (a no ser que se traten de conductas autolesivas) no perjudican o deterioran el estado general o el desarrollo del niño, y el mayor problema lo producen a nivel de funcionamiento/aceptación social. Es además importante señalar que el abordaje farmacológico o conductual de las estereotipias secundarias muchas veces es difícil e infructuoso, no obstante, en casos seleccionados se puede intentar.
 
La decisión de tratar las estereotipias de un niño dependerá de la gravedad clínica, repercusión psicosocial y repercusión en el rendimiento académico en el caso de las estereotipias primarias; y en el caso de las estereotipias secundarias dependerá de la repercusión en la dinámica socio-familiar y de que impliquen conductas autolesivas para el niño (por ejemplo estereotipias de hiperventilación en las niñas con síndrome de Rett que pueden desencadenar crisis, automutilaciones…)
 
El tratamiento puede ser de dos tipos: 
  • Tratamiento conductual: Es el más empleado y el que ha demostrado una mayor eficacia. En general se basa en potenciar otros movimientos adaptativos que sustituyan a las estereotipias; y en el caso de los niños con estereotipias primarias, el habit reversal se basa en el auto-reconocimiento por parte del niño, que posteriormente aprende a inhibir la estereotipia.
  • Tratamiento farmacológico: Es en general menos efectivo que el tratamiento conductual, pero puede emplearse en casos seleccionados de forma coadyuvante. Especialmente se empleará en aquéllos casos en que haya autolesión o repercusión psicosocial.
 
Referencia bibliográfica:
Texto adaptado y supervisado del Protocolo de Estereotipias en la infancia de las Dras. Andrea Sariego Jamardo y Belén Pérez Dueñas. Servicio de Neuropediatría. Hospital Sant Joan de Déu, Barcelona. 2014
 
24/09/2015 17:18 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Alimentacion....

20150924212436-12036436-10153318039938439-6383429455068302751-nz.jpg

 DIFICULTADES DE ALIMENTACIÓN EN LOS NIÑOS. Descripción de una secuencia de cribado y manejo de los trastornos alimentarios en pediatría.


Los padres de niños pequeños de todo el mundo están preocupados por las dificultades en la alimentación. Cuando se les preguntó, más del 50% de las madres afirmaron que al menos uno de sus hijos comía deficientemente; esto implica ~ 20% a 30% de los niños. Estos problemas de alimentación percibidos abarcan un amplio rango, de leves (alimentación exigente o quisquillosa) a graves (como los vistos en el autismo).

Nomenclatura:

Una nomenclatura acordada es fundamental para cualquier clasificación. Los términos descriptos a continuación, utilizados frecuentemente en la literatura sin uniformidad, son utilizados en este artículo de la siguiente manera:

Neofobia: Definida como "el rechazo de alimentos que son nuevos o desconocidos para el niño". Tal rechazo se ve en todos los omnívoros y resuelve con las exposiciones repetidas.

Alimentación exigente o quisquillosa: Un término que tiene definiciones y significados contradictorios en diferentes países. Varios criterios para la alimentación quisquillosa o caprichosa son utilizados por diferentes autores y en algunas culturas incluye a niños "exigentes" con pobre apetito. Otros lo ven como una forma leve de disturbios sensoriales más patentes. Generalmente connota un problema leve o transitorio. Aunque no se considera una "condición médica", requiere la atención de un proveedor de atención primaria.

Trastorno de la alimentación: Un término que connota un problema grave que resulta en consecuencias orgánicas, nutricionales, o emocionales sustanciales.Se equipara al diagnóstico de trastorno de ingesta de alimentos por evitación/restricción del DSM-V y de la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y Problemas Relacionados con la Salud, Décima Revisión.

Dificultad en la alimentación: Un término abarcativo útil que simplemente sugiere que hay algún tipo de problema de alimentación. En esencia, si la madre dice que hay un problema, hay un problema.

*Acceso exclusivo para profesionales registrados en IntraMed: http://www.intramed.net/86640

 

24/09/2015 17:24 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris