Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Julio de 2013.

Piernas

PIERNAS ARQUEDAS O EN PARÉNTESIS Y PIERNAS EN “X”

¿A qué edad se observan?

Entre el año y los dos años de edad es normal el arqueamiento de las piernas (genu varo), y entre los tres y los seis que las rodillas estén juntas y los tobillos separados o piernas en “X” (genu valgo). Ambos procesos suelen ser variantes de la normalidad, que se resuelven espontáneamente, sin tratamiento. No hace falta usar calzado especial ni aparatos correctores.

¿Cuándo se debe pensar en una enfermedad?

Sólo raras veces su origen puede ser a causa de una enfermedad. Cabe pensar en esta eventualidad cuando:

•La curvatura es extrema.

•Sólo se afecta una pierna.

•El arqueamiento empeora a partir de los 2 años.

•Las rodillas siguen juntas después de los 7-8 años.

•La talla del niño es baja para la edad.


PIE PLANO

¿A qué edad se suelen observar los pies planos flexibles?

En los primeros años de vida es normal que el niño casi no tenga arco plantar cuando anda sobre una superficie plana. Ello se debe a la flexibilidad de las articulaciones del pie, que hace que vuelque un poco hacia dentro (valgo de talón), y a la presencia de una almohadilla grasa en su borde interno. En cambio, cuando se pone de puntillas, se puede ver cómo se forma un arco en él, y ello refleja que el pie es normal. Aunque la mayor parte se resuelven hacia los 6 años de edad, siempre que los pies sean flexibles y no tengan limitación de la movilidad, no hace falta ningún tratamiento (ni zapatos especiales, ni plantillas, ni ejercicios).

Ante un pie plano, ¿qué signos deben alertar de una posible anomalía?

La limitación de la movilidad del pie, hacia arriba, hacia abajo, o hacia los lados, o el dolor con el ejercicio no son propios del pie plano flexible y deben ser siempre consultados.

PIE CAVO

¿Qué se entiende por pie cavo?

Se trata de un cuadro que se desarrolla poco a poco a partir de la edad escolar. El pie tiene un excesivo arco plantar (lo contrario que en el pie plano). Dado que con el paso del tiempo puede causar dolor en los pies, retracciones de los dedos y comprometer la función del pie, se debe consultar con el ortopeda pediátrico cuando se detecte.

DEFORMIDADES DEL PIE EN EL RECIÉN NACIDO

¿Qué hacer ante una deformidad en el pie del recién nacido?

Como norma, toda deformidad en el pie del recién nacido debe ser evaluada por el pediatra. Él determinará la flexibilidad del mismo, la necesidad de una ecografía de caderas para ver si hay patología asociada, y considerará el tratamiento a seguir en cada caso o si hay que derivar al ortopeda. Con el tratamiento de estos cuadros se persigue su corrección antes de que el niño comience a andar.

¿Cuáles son las deformidades más frecuentes del pie del recién nacido?

a. Metatarso varo. Es la deformidad congénita más frecuente del pie. Se trata de una desviación hacia dentro de la parte anterior del pie, que toma una forma en «C». Ver figura (1.a). Puede ser de dos tipos:

•Posicional: sin anomalías óseas asociadas.

•Estructural (rígida): caracterizada por la presencia de un pliegue profundo en la planta del pie. Suele ser necesario el empleo de yesos.


b. Pie talo o talo-valgo (pie flexionado -hacia arriba- y a veces girado hacia fuera). Es una deformidad posicional relativamente flexible. Lo más destacado es que cursa con flexión del pie, el cual puede llegar a tocar con la parte anterior de la pierna. Se suele resolver en poco tiempo con la práctica de ejercicios de estiramiento. Se realizan varias veces al día, coincidiendo con cada cambio de pañal.

c. Pie equinovaro o zambo. Cursa con extensión del pie (equino o pie flexionado hacia abajo), y rotación hacia dentro y hacia arriba de la parte anterior del pie (aducción y supinación). Ver figura (1.c). Lo más frecuente es que sea congénito, sin una causa clara, y de presentación aislada. El tratamiento debe instaurarse pronto por parte del ortopeda infantil y consiste en:

•Yesos para corregir de forma progresiva la deformidad.

•Cirugía para alargar el tendón de Aquiles.

•Botas giradas hacia fuera y unidas por una barra, para consolidar la posición normal del pie.

DEDOS MONTADOS O EN TIRABUZÓN

¿Qué son los dedos montados o en tirabuzón?

Es la superposición de dos dedos, de modo que uno monta sobre otro. Habitualmente se afectan el cuarto y quinto dedo, aunque también puede ocurrir en otros dedos (segundo y tercero). Suele ser una deformidad familiar, bilateral y simétrica.

¿Cómo se tratan?

La mitad de los casos se corrigen espontáneamente con la deambulación y la carga. El uso de vendajes no es útil.

SINDACTILIA

¿Qué es la sindactilia?

Es la unión de dos dedos del pie por una membrana. Se suelen afectar el segundo y el tercero. No precisa tratamiento.

JUANETES

¿Qué son los juanetes?

Los juanetes, o hallux valgus, son una deformidad hereditaria, que se presenta en torno a los 8-10 años de edad. Afecta a la articulación del primer dedo del pie con el primer metatarsiano. Consiste en una desviación hacia fuera del primer dedo y en una desviación hacia dentro del metatarsiano con el que se articula.

Se aconseja el tratamiento precoz, por lo que debe ser derivado al ortopeda tras su detección.


14/07/2013 00:14 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Vómitos


El lactante que vomita

¿Qué son los vómitos?

El vómito es la expulsión de forma violenta por la boca del contenido del estómago o de los tramos altos del intestino delgado. No hay que confundirlo con la regurgitación, que es la expulsión del alimento antes de que llegue al estómago o bien la expulsión del mismo de forma no brusca.

¿Por qué se producen los vómitos?

Los vómitos se deben a muy diversos estímulos. Pueden ser un síntoma frecuente de muchas enfermedades

Causas:

•Infecciones: Gastroenteritis, infección urinaria, meningitis,….

•Reflujo gastroesofágico.

•Alergia o intolerancia a proteínas de la leche de vaca.

•Obstrucción del aparato digestivo: estenosis hipertrófica de píloro, invaginación intestinal,…

•Trastornos metabólicos: fenilcetonuria, galactosemia,…


1. Reflujo gastroesofágico: Ocurre porque tras la ingesta de alimentos, no cierra bien el músculo que conecta el esófago con el estómago (esfínter esofágico). Si el esfínter sigue abierto los cambios posturales (sobre todo, al tumbarlos) y las causas que aumentan la presión sobre el estómago darán lugar a la salida de alimentos. Puede ocurrir nada más comer o más tarde. La mayor parte de las veces no son grandes cantidades y generalmente salen sin esfuerzo.

Habitualmente suele mejorar según va creciendo el niño. Lo más frecuente es que no haya alteración en la ganancia de peso.

2. Alergia o intolerancia a proteínas de leche de vaca: Aunque son problemas distintos el motivo es el mismo: la leche de vaca no les sienta bien. Al tomar el biberón y, a veces, con la leche materna pueden vomitar o tener crisis de llanto, diarreas explosivas y, en ocasiones, les salen manchas en la piel. Muchas veces no toman la leche (este es uno de los motivos por los que nunca hay que forzar a un niño a tomar ningún alimento).

3. Infecciones (gastroenteritis, infección urinaria, meningitis,…): Hay muchas infecciones que tienen el vómito como parte de sus síntomas. Suelen cursar con fiebre, que puede ser más o menos alta, y muchas veces, con poco apetito o rechazo de la alimentación.

4. Obstrucción del aparato digestivo: Distintas enfermedades pueden producir una obstrucción digestiva lo que daría lugar a vómitos.

•La estenosis hipertrófica de píloro aparece entre los 15 días y 4 meses de edad. Se debe a un engrosamiento del músculo en la salida del estómago (píloro) que no deja pasar los alimentos. Los vómitos aparecen poco tiempo después de comer y suelen ser proyectivos (a chorro).

•La invaginación intestinal se presenta entre los 5 y 10 meses de edad. Además de los vómitos tienen dolores abdominales intensos que se manifiestan como llanto intenso, generalmente, encogen las rodillas sobre el pecho. Suele ser intermitente, pero va empeorando de forma progresiva. En muchas ocasiones tienen heces con sangre.


¿Qué debo hacer?

Si es un reflujo gastroesofágico y no hay afectación del estado general o pérdida de peso no se debe tomar ninguna medida especial. La elevación de la cabecera de la cuna puede disminuirlo un poco.

Cuando se inician los vómitos se aconseja iniciar tolerancia oral con soluciones de rehidratación oral (preparados farmacéuticos). Está desaconsejados los sueros caseros, bebidas isotónicas, zumos y otras bebidas azucaradas o carbonatadas.

La tolerancia oral consiste en ofrecerle el suero en pequeñas cantidades (mejor con cuchara o jeringuilla) e ir aumentando poco a poco durante unas 3 – 4 horas

¿Cuándo debo consultar?

•Si a pesar de probar una tolerancia oral adecuada siguen los vómitos

•Si hay vómitos con sangre o con bilis

•Dolor abdominal severo

•Vómitos repetitivos

•Somnolencia o irritabilidad severa

•Signos o síntomas de deshidratación: boca seca, ausencia de lágrimas, fontanela deprimida o disminución de la cantidad de orina

•No puede tomar una cantidad adecuada de líquidos.

14/07/2013 00:19 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.


Renguear, dolor al caminar...


Cojera en la infancia


Conceptos generales

La cojera es una alteración en los miembros inferiores que impide el andar de forma regular. En un niño pequeño puede manifestarse como una negativa a andar o a ponerse de pie. La cojera en un niño nunca es normal.

Causas más frecuentes

• Sinovitis transitoria de cadera.

Es una inflamación de la membrana que recubre el interior de la
cadera. Es la causa de cojera más común en niños de menos de 10 años de edad.

Suele ir precedida de una infección respiratoria aguda de vías altas. Causa dolor que aparece al mover la cadera activa o pasivamente y que se manifiesta como cojera.

El niño puede andar, pero con la pierna semiflexionada, para atenuar el dolor. Está sin fiebre y con buen estado general. Remite espontáneamente en unos 7 a 10 días. Mejora con el reposo, la aplicación de calor local y los antiinflamatorios. Los niños con varios episodios, al igual que los que no mejoran en el tiempo señalado, deben ser estudiados. Esto se debe a que en un pequeño porcentaje de casos puede ser el inicio de una enfermedad de Perthes.

• Enfermedad de Perthes

Es una destrucción progresiva del hueso del muslo a nivel de la cadera (cabeza del fémur). Suele darse en niños, sobre todo, varones entre 4 y 7 años de edad. Su causa sigue siendo desconocida.

Suelen ser niños que inicialmente tienen molestias leves y poco claras a nivel de la ingle o parte interna del muslo. Progresivamente va apareciendo la cojera. La radiografía muestra las alteraciones, que pueden tardar en verse, en la cabeza del fémur. Aunque más del 50% de los casos se curan solos con el paso del tiempo, en otros van a hacer falta largos tratamientos ortopédicos y/o quirúrgicos.

• Epifisiolisis

Es una alteración en la posición de la cabeza del fémur, hueso que forma parte del muslo y conforma la cadera. Suele pasar sobre todo en adolescentes varones obesos, a veces tras un golpe previo.

Se quejan de dolor de la cadera, del glúteo o de la rodilla. Tienen cojera y una típica posición del pie hacia fuera para mitigar el dolor. El diagnóstico se confirma por radiografía. El tratamiento es urgente y quirúrgico.

• Artritis infecciosa

Es la infección de una articulación. Es una enfermedad grave, con fiebre alta, mal estado general y mucho dolor ante pequeños movimientos de la articulación afectada. Si son articulaciones “visibles” (rodilla, tobillo, pie) suele estar roja e hinchada. Si afecta a la cadera, el muslo suele estar fijo, con la pierna girada hacia fuera casi sin poder moverla. Para diagnosticarla suele hacer falta un análisis de sangre, radiografías y habitualmente sacar líquido de dentro de la articulación para analizarlo. En estos niños hace falta una valoración en un hospital, pues si se confirma el diagnóstico van a necesitar tratamiento antibiótico por vena.

• Enfermedad de Sever

Al inicio de la pubertad, durante la fase de crecimiento acelerado o estirón puberal, es una causa común de dolor en el talón infantil. Puede cursar con impotencia funcional ocasional. Se produce por «uso excesivo» y microtraumatismos sobre la inserción del tendón de Aquiles, entre los 8-10 años en las niñas y 10-12 años en los niños. Se debe a una diferencia de crecimiento entre la placa de crecimiento del talón del pie y los tendones. Estos se vuelven menos flexibles, lo que puede provocar que su hijo al hacer actividades de pie y al sufrir tensión sobre la parte posterior del talón, donde se inserta el tendón de Aquiles, pueda causar una lesión en esa zona. Es más común que la sintomatología surja después del ejercicio intenso y consiste en dolor y cojera.

Debe dejar o disminuir la actividad, poner hielo sobre el talón. No andar descalzo. Consultar al médico sobre si tiene que usar taloneras. Los ejercicios de estiramiento de la corva, los músculos de la pantorrilla y los tendones de la parte posterior de la pierna pueden ayudar a resolver el problema.

En general, los ejercicios de estiramiento pueden prevenir la enfermedad durante el estirón puberal.

RECOMENDACIONES

•Pida información del niño sobre dónde tiene el dolor, irradiación, ritmo diurno-nocturno, si le llega a despertar por la noche, si es muy fuerte...

•También tienen interés desde el punto de vista médico las enfermedades familiares de tipo reumático.

•Revise todo el cuerpo para buscar señales de golpes o heridas, de rozaduras (como del calzado), tocarle y observarle puntos dolorosos, ver su estado general, si sigue con su actividad normal...


SIGNOS DE ALARMA

•Fiebre alta.

•Dolor intenso al más mínimo movimiento de cualquier articulación.

•Hinchazón, enrojecimiento o aumento de la temperatura de la piel en cualquier articulación o hueso.

•Dolores articulares que tienen tendencia a cronificarse.

•Manchas en la piel.

•Disminución de la fuerza muscular en otras zonas.

•Dolor de huesos de larga evolución.


RECUERDE QUE ...

•Una causa común de cojera en niños de menos de 10 años es la sinovitis transitoria de cadera. Se da en niños con buen estado general, sin fiebre, pero con cojera al andar. Cuando están en reposo suelen tener poco dolor.

•Es frecuente que hayan tenido hace poco un cuadro catarral o diarreico. Desaparece espontáneamente en una semana, sin necesidad de ningún tratamiento.

•Vaya con urgencia a su pediatra si junto con cojera su hijo tiene fiebre, hinchazón de alguna articulación, o ésta está roja o caliente.

•Tras un accidente deportivo o caída, vaya a su pediatra si el dolor local no calma en unos minutos, o si se hincha progresivamente una articulación.

19/07/2013 20:23 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris