Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2012.

Casos Leshmaniasis

Evoluciona en el Cepsi un niño bandeño que padece leishmaniasis

El menor se encuentra medicado y mejorando su estado general. Personal de Epidemiología del Ministerio de Salud tomó intervención en el caso.
Evoluciona en el Cepsi un nino bandeno que padece leishmaniasis
Publicado el 04/01/2012 - Un niño de dos años y nueve meses de la ciudad de La Banda, permanece internado en el Centro Provincial de Salud Infantil (Cepsi) con leishmaniasis, y evoluciona favorablemente, según lo indicó el doctor Carlos Carabajal, coordinador de relaciones del centro asistencial.
El menor, de nombre Ismael Paz, ingresó días atrás con un cuadro de leishmaniasis visceral, pero fue atendido a tiempo y se pudo controlar la enfermedad.
Mientras tanto, personal de Epidemiología del Ministerio de Salud de la provincia, tomó contacto con el pequeño paciente y su familia, para adoptar los recaudos necesarios con el fin de que no se propague la enfermedad.
Según se supo, el antecedente es la presencia de un perro muerto junto a una laguna generada por las últimas lluvias en un sector del barrio Sarmiento de la ciudad de La Banda.
“El chiquito está bien; evoluciona favorablemente de la enfermedad. Padece el tipo de leishmaniasis visceral, que suele ser la más complicada, porque toma los órganos y puede traer algunas complicaciones. Por suerte su estado general es óptimo”, indicó el doctor Carlos Carabajal, respecto del estado del menor.

Situación
Rolando Marín Herrera (31), papá de Ismael, comentó que poco antes de las fiestas, el pequeño comenzó con fiebre por lo que lo llevaron a la Upa del barrio Los Lagos donde lo medicaron, pero que el 31 de diciembre, hizo convulsiones y lo trasladaron hasta el Hospital, de Niños de La Banda, desde donde lo derivaron al Cepsi.
Sobre el origen del contagio, personal de la upa especula con que un mosquito pudo haber picado a un perro muerto que había en el barrio, y después le picó al pequeño. elliberal.com.ar 4/1/12
Desde el hospital de niños
Prevención 1-control estricto del estado sanitario de mascotas, principalmente perros de la casa y su contacto con perros callejeros, 2- control de flebótomos - jejenes-, 3 consulta precoz ante estados febriles prolongados, lesiones en piel.
04/01/2012 15:31 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Leshmaniasis,en cuanto a prevención

Para la población

Dan recomendaciones para prevenir la Leishmaniasis

Dirección de Enfermedades Transmitidas por Vectores y la Dirección de Atención Primaria de la Salud, se encuentran trabajando en el tema.

jueves, 05 de enero de 2012

En relación al caso diagnosticado de leishmaniasis en un niño de 2 años de edad, la Secretaría Técnica de Epidemiología del Ministerio de Salud y Desarrollo Social informó que se está realizando un trabajo en conjunto con la Dirección de Enfermedades Transmitidas por Vectores y la Dirección de Atención Primaria de la Salud con acciones de bloqueo para el vector. Además, se está realizando a través de la dirección de APS, una búsqueda en terreno de casos sospechosos, sintomáticos humanos y animales en la zona.
 
En cuanto a la persona afectada por esta enfermedad, se informó que se trata de un niño de 2 años radicado en la ciudad de La Banda, que en este momento se encuentra internado en el Cepsi, en buen estado general y con buena respuesta a la medicación
 
La Dra. Bezzi, responsable de Epidemiología de la cartera sanitaria local, explicó que la leishmaniasis es una enfermedad parasitaria transmitida por un flebótomo (insecto pequeño de 2 a 3mm.). “Hay varios tipos de parásitos que producen leishmaniasis y, según de qué tipo se trate, la leishmaniasis afecta diferentes órganos y tiene diferente gravedad”, sostuvo Bezzi.
 
En Argentina las formas que existen son la conocida como leishmaniasis cutánea que produce lesiones en la piel y a veces en las mucosas (nariz, boca, etc.) y la leishmaniasis visceral, que es la forma más grave y que produce fiebre, pérdida de apetito, cansancio entre otros síntomas.

Transmisión
La leishmaniasis se transmite solamente por la picadura de algunas especies de flebótomos, insectos muy pequeños conocidos como torito, plumilla o carachay. Ese flebótomo pica generalmente durante la tarde y la noche. Para poder contagiar la enfermedad el flebótomo previamente se debe haber alimentado con sangre de algún animal enfermo de leishmaniasis.

“Por eso es tan importante prestar atención, erradicar el flebótomo de los hogares, evitar que los perros se infecten y detectar los síntomas que en el perro pueden hacer sospechar leishmaniasis”, dijo la Dra. Bezzi y aclaró que la enfermedad no se transmite directamente de una persona a otra, ni a través de objetos ni de la leche materna sino a través de este pequeño insecto.

En la forma más grave de la enfermedad, la leishmaniasis visceral, el perro tiene una importancia fundamental, ya que es el “reservorio de la enfermedad”. Esto quiere decir que es el animal que al estar infectado de leishmaniasis, permite que los flebótomos se contagien y puedan contagiar a los seres humanos. Por eso es necesario detectar la infección del perro en las comunidades.

El flebótomo que transmite leishmaniasis se desarrolla en lugares húmedos y oscuros cubiertos de vegetación, rincones, paredes o troncos de los árboles. No se reproduce en el agua, ni en las zanjas.

Medidas de prevención
La primordial medida preventiva es erradicar el flebótomo de los hogares y evitar que los perros se infecten, y detectar los síntomas que en el perro pueden hacer sospechar leishmaniasis. Para eso: erradicar hojas y malezas de los alrededores de las viviendas y la basura acumulada en nuestras casas; Mantener el terreno alrededor de la vivienda libre de malezas y corrales, y los animales domésticos y mascotas alejados de la vivienda durante la noche; Utilizar repelentes para insectos, mosquiteros o telas metálicas; Usar camisas de manga larga y pantalones o coloquémonos repelente en el caso de transitar por zonas selváticas o con mucha vegetación.

También, los perros deben ser controlados periódicamente por un veterinario, por lo menos 2 veces al año; además, se deben limpiar los lugares donde habitan los perros y evitar que sean picados por los flebótomos mediante collares o pipetas repelentes que deben ser renovadas según las instrucciones.

Síntomas en los perros
Los síntomas para detectar si algún perro tiene la enfermedad son los siguientes: Caída del pelo especialmente alrededor de los ojos y las orejas; fatiga; Pérdida de peso; Seborrea escamosa (como caspa); Crecimiento exagerado de las uñas; Ulceras en la piel; Hemorragia nasal.
Y si aparece alguno de esos síntomas llevarlo al veterinario, ya que estaría en condiciones de transmitir la enfermedad si es alcanzado por el mosquito.nuevodiarioweb.com.ar 5/1/12

05/01/2012 13:12 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Vacunas

La vacuna que probó Glaxo en tres provincias del país, desde junio de 2007 hasta junio del año pasado, es contra la neumonía y la otitis media, y es diezvalente, es decir que ataca 10 cepas del neumococo. En cambio, la que se aplicará en forma gratuita en hospitales, CAPS y vacunatorios públicos y privados de la provincia y de todo el país es trecevalente y no es producida por Glaxo. Se denomina Prevenar y la fabrica el laboratorio Pfizer.

 

Una vacuna que cuesta $ 400

Representantes de sociedades científicas y de la OPS respaldaron la incorporación al calendario obligatorio de la vacuna contra el neumococo, causante de neumonía y meningitis y que por año se cobra 500 vidas de niños. Daniel Stamboulian, presidente de la Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei), dijo: "era una vacuna cara ($ 400), y hoy puede llegar a todos los chicos". Eduardo López, de la Sociedad Argentina de Infectología Pediátrica (SAIP), destacó: "es un ejemplo de equidad social".lagaceta.com.ar 5/1/12

05/01/2012 14:48 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Temas: obesidad

Nuevo libro incorporado: "Obesidad: otra mirada"

de Biblioteca Central del Hospital Italiano de Buenos Aires, el Viernes, 6 de enero de 2012 a la(s) 13:07

 

Obesidad: otra mirada / Irene Ventriglia; Elena Chimirri; Diego Fernández; Tamara Lareu.-- Buenos Aires: delhospital ediciones, 2012. 195 p. ISBN 978-987-1639-06-9

Resumen: El equipo multidisciplinario que integra el Programa de vida saludable del Hospital Italiano de Buenos Aires (PROSAHI) ha reflexionado extensamente sobre las dificultades para implementar estrategias de tratamiento de la obesidad y el sobrepeso, las causas del fracaso o recaída, y el deseo de acudir a soluciones mágicas para este problema de salud. En este libro nos trasmiten su enfoque, métodos y experiencia en el proceso de ayudar a las personas con obesidad a ser protagonistas activos del cambio de hábitos de vida como principal herramienta terapéutica.

Obesidad, otra mirada, sin dudas puede convertirse en una valiosa herramienta para las personas con obesidad y sobrepeso, y para todos aquellos interesados en la instrumentación de sistemas o programas, individuales o institucionales, para el tratamiento.

Contenido: PROSAHI, una mirada diferente -- El grupo -- La actividad física -- La alimentación -- Anexo: la mirada de los pacientes.

Temas: Obesidad/ prevención/ terapia; Peso Corporal; Actividad Motora; Ejercicio; Conducta Alimentaria.

Pedilo en Biblioteca: WD210 V567-  facebook/biblioteca Hospital Italiano

11/01/2012 21:11 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Indicadores de salud nacional 2011

20120112011631-404587-347980331879116-221703417840142-1445227-1512156063-n.jpg

Herramienta fundamental para interesados en el análisis estadístico de factores que influyen en salud.

11/01/2012 21:16 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Accidentes en el hogar: ingestión de pilas

Las pilas "botón" son un peligro creciente para los niños PDF Imprimir E-Mail
Bibliomed, Inc. (Reuters Health, FUENTE: Pediatrics)   
miércoles, 26 de mayo de 2010

En Estados Unidos, los envenenamientos pediátricos graves por ingerir una pila aumentaron en los últimos 25 años, junto con el creciente uso de las baterías "botón" de litio en una gran cantidad de productos.

Cada año, la cifra de niños que mueren o sufren lesiones graves se mantiene bastante baja, pero los casos severos representan una proporción cada vez mayor entre los envenenamientos con pilas botón, según publicó Pediatrics.

Eso destaca la importancia de mantener a las pequeñas pilas lejos del alcance de los niños, afirmó el equipo de Toby Litovitz, del National Capital Poison Center, en la ciudad de Washington.

Entre 1985 y el 2009, los centros de control de envenenamiento en Estados Unidos registraron 59.535 casos de ingestión de pilas botón. La incidencia anual varió sin un aumento en el tiempo.

Pero creció claramente la tasa de envenenamientos graves. Entre 1985 y 1987, el 0,06 por ciento de las ingestiones de pilas botón era fatal o tenía complicaciones "mayores", como lesiones esofágicas tratadas quirúrgicamente que provocaban complicaciones respiratorias y alimentarias prolongadas.

Eso aumentó casi siete veces entre el 2007 y el 2009, cuando el 0,44 por ciento de las ingestiones de pilas botón pasaron a ser fatales o graves.

Los menores de 4 años fueron las víctimas más comunes. Y en casi todos los casos con complicaciones graves, la responsable era la pila botón de litio de 20 milímetros (mm).

Las pilas botón se usan en una gran cantidad de productos, como cámaras fotográficas, controles remotos, relojes, audífonos, juguetes y hasta tarjetas musicales.

A diferencia de otras pilas botón, las de litio de 20 mm son más grandes (como la moneda de 1 centavo) y suelen quedar trabadas en el esófago (el tubo por donde pasa la comida).

Una vez ahí, la pila crea una corriente eléctrica que quema el tejido que la rodea. En cambio, las pilas que pasan por el esófago atraviesan el tracto digestivo sin producir lesiones.

El estudio reveló que, en la mayoría de los casos de lesiones fatales o graves, nadie había visto al niño ingerir la pila. Y dado que los síntomas del envenenamiento no son específicos (fiebre, vómito, pérdida del apetito y cansancio), los médicos no lo suelen diagnosticar correctamente.

El equipo de Litovitz revisó los registros de la Línea de Emergencia Nacional de Ingestión de Baterías y los casos publicados en la literatura médica. Identificó 13 casos fatales y 73 casos graves entre 1977 y el 2009.

De las 13 muertes, nueve habían ocurrido entre el 2004 y el 2009. En el 92 por ciento de los envenenamientos fatales o graves a partir del 2000, la causa había sido una pila de litio de 20 mm.

La dificultad para diagnosticar esos incidentes destaca la importancia de la prevención, según el equipo.

Los autores recomiendan que los padres mantengan a las pilas y los objetos que las contienen lejos de los niños. En el 62 por ciento de los casos, el niño había sacado la pila botón de algún objeto en el hogar.

Otro consejo es colocar una buena cinta adhesiva sobre la tapa de las pilas de todos los objetos hogareños.(diariosalud.net)

12/01/2012 23:11 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

La televisión y los niños

Daño duradero de la TV en los niños PDF Imprimir E-Mail
BBC Mundo   
miércoles, 05 de mayo de 2010

Entre más televisión ve un niño de dos años, mayores son las probabilidades de que tenga un mal desempeño en la escuela y una mala salud al cumplir diez años.

La TV tiene un impacto en el desempeño escolar y en los hábitos de salud del niño.Ésa es la conclusión de una investigación con más de 1.300 niños llevada a cabo por científicos de las universidades de Michigan, en Estados Unidos, y Montreal, en Canadá.

Según el estudio publicado en Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine (Archivos de Pediatría y Medicina Adolescente), por cada hora de televisión que ven los niños, peor el desempeño académico y mayor el consumo de comida chatarra.

"Encontramos que cada hora adicional de exposición a la TV entre niños pequeños correspondía con una futura reducción en la participación escolar y el éxito en matemática, un incremento en el acoso por parte de los compañeros, una vida más sedentaria, un alto consumo de productos chatarra y eventualmente un mayor índice de masa corporal", explica la doctora Linda Pagani, quien dirigió la investigación.

Impacto futuro

El objetivo del estudio era determinar el impacto de la exposición a la televisión entre niños de dos años en su futuro éxito académico, su estilo de vida y su bienestar general.

Se les pidió a los padres que respondieran cuestionarios de cuánta TV veían sus hijos a los 29 meses de edad (dos años y cinco meses) y nuevamente a los 53 meses (cuatro años y cinco meses).

La primera infancia es un período crítico para el desarrollo cerebral y la formación de la conducta. Los altos niveles de consumo de TV durante este período pueden conducir a hábitos perjudiciales para la salud

Dra. Linda Pagani

En promedio, dicen los científicos, los pequeños de dos años veían poco menos de nueve horas de televisión a la semana, mientras que a los cuatro años el promedio era de menos de 15 horas.

Pero 11% de los niños de dos años y 23% de los de cuatro años veían más del límite máximo recomendado (dos horas al día).

Los investigadores llevaron a cabo un seguimiento cuando los pequeños cumplieron diez años y se les solicitó a los maestros que evaluaran su desempeño académico y psicosocial y sus hábitos de salud y que midieran su índice de masa corporal (IMC).

Los resultados mostraron que quienes veían más televisión a los dos años tuvieron menores niveles de participación en el salón de clases y menores calificaciones en matemática.

También se encontró una reducción en la actividad física general y un aumento en el consumo de bebidas gaseosas y en el IMC.

Sentido común

Tal como expresa la doctora Pagani, "la primera infancia es un período crítico para el desarrollo cerebral y la formación de la conducta".

"Los altos niveles de consumo de TV durante este período pueden conducir a hábitos perjudiciales para la salud".

"El sentido común sugeriría que la exposición a la televisión reemplaza el tiempo que el niño podría pasar comprometido en otras actividades más enriquecedoras y en tareas que mejoren su desarrollo cognitivo, conductual y motor", dice la investigadora.

Y agrega: "Esperábamos que el impacto de la TV en la primera infancia desaparecería cuando el niño cumpliera siete años, pero es bastante desalentador el hecho de que los resultados negativos continúen hasta los diez años".

"Nuestro estudio presenta un argumento de salud pública muy convincente contra la exposición excesiva a la TV en la primera infancia", expresa la doctora Pagani.

El Fondo Nacional de Alfabetismo del Reino Unido afirma que "mientras no se compruebe que los niños menores de dos años pueden beneficiarse con la TV, los padres deben limitar esta exposición y promover otras actividades como conversaciones, lecturas compartidas o juegos imaginativos".

Pero agrega que también es posible "fomentar la exposición a programas de televisión de alta calidad, educativos y adecuados para la edad del niño desde los dos a los cinco años".(diariosalud.net)

12/01/2012 23:13 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Dolor de cabeza en niños

El dolor de cabeza en niños PDF Imprimir E-Mail
Consumer Eroski, Por MONTSE ARBOIX   
lunes, 03 de mayo de 2010

A pesar de que sólo un mínimo porcentaje de casos de cefalea tienen su origen en una enfermedad grave, es uno de los síntomas que más preocupa a los padres

La prevalencia del dolor de cabeza infantil se ha triplicado en los últimos 20 años. Sin embargo, su manejo analgésico es todavía una asignatura pendiente. En la mayoría de los casos, se entiende como un problema común y se aborda del mismo modo que una subida de temperatura (fiebre). Los medicamentos más utilizados y prescritos por los especialistas son el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos aunque, a menudo, ni las dosis, ni el horario de tomas o la forma de presentación se ajusta al tratamiento adecuado. Para distinguir una cefalea de un problema más grave de salud hay que realizar una exploración física completa, además de un examen clínico que recoja los antecedentes patológicos y familiares del afectado. No obstante, pese a la preocupación de los padres, un mínimo porcentaje de los casos de cefalea tienen su origen en una enfermedad grave.

Datos sobre afectados

El dolor de cabeza se considera a menudo un trastorno común. Sin embargo, tiene un gran impacto en la vida diaria del afectado y, en el caso de los niños, en su vida escolar. Un niño con cefalea pierde el doble de días de escuela que otro sin dolor de cabeza. Los costos individuales y sociales obligan a tenerlo en cuenta como entidad patológica y, por ello, es fundamental el diagnóstico correcto y un tratamiento eficaz.

En una revisión reciente realizada en Navarra, se detectó que la cefalea afecta al 40% de los menores de 7 años y al 75% de los menores de 15 años. Otros trabajos sobre la prevalencia señalan que cerca del 12% de los niños entre 5 y 15 años padecen migraña, frente al 1% que sufre cefalea tensional. Los datos indican que la migraña aumenta desde un 3% entre 3 y 7 años, a un 4% y un 11% de los 7 a 11, y de un 8% al 23% de 11 a 15 años, con una edad media de desarrollo de los síntomas de 7,2 años en los niños y 10,9 años en las niñas. Lo más destacado: la mitad de los afectados no acude al médico.

Aspectos diferenciados

Migraña y cefalea tensional son las formas más habituales de dolor de cabeza. La migraña  es un dolor pulsátil que puede desarrollarse junto con náuseas, vómitos y/o fotosensibilidad y, a menudo, afecta sólo a un lado de la cabeza. Algunos pacientes experimentan síntomas que avisan de que están a punto de sufrir un dolor de cabeza (aura). La cefalea tensional o vasomotora es un dolor de cabeza continuo, no pulsátil, que en general rodea la parte alta del cráneo. Se asocia con la tensión muscular de esta zona y, cuando se desarrolla dos o más veces por semana durante algunos meses, se la considera un trastorno crónico. Puede durar de unos minutos a varios días y las personas afectadas no experimentan otros síntomas. 

Hay distintos tipos de dolor de cabeza en niños, según su evolución en el tiempo: agudas que, a su vez, pueden ser localizadas o generalizadas; recurrentes, que tiene en la migraña su entidad más frecuente; y crónicas, que pueden ser progresivas, relacionadas con el dolor, o no progresivas, cuando sus síntomas no evolucionan en intensidad. No obstante, a los padres les preocupa sobre todo "cómo diferenciar la cefalea de causa psicógena o tensional del dolor de cabeza originado por problemas orgánicos intracraneales, sobre todo, debidos a tumores", asegura Ana Soriano, pediatra de atención primaria de Barcelona.

Ante cefaleas persistentes, hay que llevar un registro de la duración, frecuencia o factores agravantes de la cefalea y su respuesta al tratamiento

Esta especialista explica que, para poder realizar un diagnóstico diferencial, es necesario valorar una serie de parámetros. Hay que conocer los antecedentes familiares, ya que en la migraña es frecuente que alguno de los dos progenitores (o los dos) la sufran o hayan sufrido en la infancia. Mientras, en cefaleas  tensionales o cuando el dolor se origina por un proceso tumoral, no se registra esta relación. Otros aspectos de suma importancia son la forma de instauración y el tiempo de evolución. Un dolor de cabeza no progresivo, que conlleva meses de evolución, es característico de cefalea tensional y migraña. Cuando el dolor es progresivo, con una evolución de varias semanas, es posible un incipiente proceso tumoral. El ritmo horario es otro factor revelador: puede ser vespertino (asociado a cefalea tensional), matutino y que provoca despertar nocturno (tumoral) o variable (típico de las migrañas). 

Respecto a la calidad del dolor, si es opresivo, se asocia a cefalea tensional o proceso tumoral. Si es pulsátil, a migraña. En cuanto a la duración, es primordial saber si el dolor de cabeza dura horas (migraña) o si se sufre de forma constante (tensional) o diaria (tumoral). Su localización también brinda algunas pistas para el diagnóstico: si se instaura en la parte frontal de la cabeza o tienen afectación hemicraneal se asocia a migraña, en la zona occipital -límite posterior de la cabeza- o en toda la cabeza se relaciona con cefaleas por tensión y cuando la zona es variable se estima un posible proceso tumoral.

Junto con las anteriores, son fundamentales otras particularidades  como el aura visual, náuseas o vómitos, fotofobia (sensibilidad a la luz) o fonofobia (sensibilidad al ruido) -como ocurre en las migrañas-, estados de ansiedad, factores desencadenantes, cambios de conducta, alteraciones neurológicas (visuales o del equilibrio) y alteraciones de la sensibilidad, que se traduce en hormigueo, adormecimiento o acorchamiento de alguna parte de la cara. 

De la misma manera, la respuesta del organismo ante los fármacos que se administran supone pistas para el especialista sobre un posible origen del dolor de cabeza. "Los analgésicos son eficaces ante migraña, son poco efectivos ante la cefalea tensional y nada ante procesos tumorales ", explica la especialista. Añade que "el tratamiento será distinto según la causa", por lo que, ante cefaleas persistentes, se solicita a las familias que lleven un registro mensual del dolor para definir la frecuencia, los factores agravantes y los aspectos asociados al dolor. Así se evalúa el tipo de trastorno y cuál es la respuesta del tratamiento en el tiempo. Incluso, en ocasiones, se pide al niño que dibuje los elementos que ve al inicio de los síntomas de cefalea para concretar la presencia de aura (en el caso de migraña clásica) o su ausencia.

ANALGESIA PARA NIÑOS

En el tratamiento agudo de la cefalea en los pacientes infantiles se administran analgésicos de venta libre -que no necesitan receta médica-, que son eficaces para muchos otros tipos de dolor. Los más utilizados son el paracetamol y los antiinflamatorios no esteroideos (AINE). El paracetamol es un analgésico suave que se usa para aliviar el dolor de cabeza y otras molestias comunes, como la fiebre, aunque no es útil para reducir la inflamación. Es respetuoso con la mucosa gástrica pero, si se toma en dosis excesivas, puede llegar a ser dañino para el hígado.

Entre la familia de los AINE, destaca el naproxeno o el ibuprofeno, el ácido acetilsalicílico (aspirina) y el ketoprofeno, entre otros. Estos fármacos, además de bajar la fiebre, reducen el dolor y la inflamación. Sin embargo, la aspirina no se recomienda de forma habitual para tratar niños con infecciones virales, como la varicela o la gripe, porque se asocia al síndrome de Reye (daño cerebral agudo y problemas con la función hepática). No obstante, si el problema se convierte en crónico y el niño requiere analgésicos de manera continua, el médico debe establecer unas pautas regladas de prescripción, basadas en la evidencia científica disponible.
12/01/2012 23:16 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Zooterapia

Humanos y animales, una relación beneficiosa
Desde los primeros tiempos de la humanidad, ésta se relacionó con los animales en busca de distintos beneficios, algunos más utilitarios que otros. Ya los antiguos griegos sospechaban que esta relación podía tener efectos positivos sobre las personas. A partir de mediados de la década de 1960 esa sospecha tomó cuerpo y en la actualidad conforma una práctica que cada vez gana más adeptos: la Zooterapia.
 
La relación de los humanos con los animales existe desde siempre. Además de constituir una fuente de alimentos, de vestimenta y abrigo, de fuerza de trabajo, de esparcimiento y de explotación económica, algunos de ellos se han transformado, luego de su domesticación, en una inestimable compañía en numerosos hogares, fundamentalmente los perros, los gatos y los pájaros, aunque también roedores, ofidios, lagartos y muchos otros han adquirido la categoría de mascotas y conviven con nosotros.La actividad depredadora del hombre ha extinguido muchas especies, puso en riesgo y continúa haciéndolo con buena cantidad de ellas, devastando sus hábitats y/o cazándolos o capturándolos irracionalmente para beneficiarse con los productos que se derivan de ellos o para exhibirlos en zoológicos o espectáculos más o menos crueles.Los beneficios del contacto humano-animal doméstico son incontables. No es necesario realizar una fundamentación de esta afirmación, porque sus efectos se constatan día a día y desde tiempos inmemoriales.Tampoco es una novedad la utilización de ellos terapéuticamente, cuestión que data desde finales del siglo XVIII, en Inglaterra, donde se trató a enfermos mentales como apoyo de las terapias de entonces. Hacia 1860, se intentó lo mismo con epilépticos en Alemania, y en 1944 la Cruz Roja de EE.UU. implementó un programa de rehabilitación de aviadores convalecientes tras su participación en la Segunda Guerra Mundial.Pero quizás quien le dio la primera forma sistemática a la Zooterapia fue el psiquiatra norteamericano Boris Levinson, quien, en 1953 tuvo una experiencia que marcaría su trabajo posterior, cuando su perro le sirvió de vínculo con un niño autista. Continuó en esta línea y, gracias a sus experiencias, terminó plasmando todo el acervo recogido en un libro, Psicoterapia infantil asistida por animales, publicado en 1969.A su vez, en 1966 el músico no vidente noruego Erling Stordahi funda el Centro Beitostolen, dedicado a la rehabilitación de personas no videntes y portadoras de otras discapacidades, en el que se utilizan animales como vehículos terapéuticos y se privilegian las actividades deportivas adaptadas.Hacia la década de 1970 se funda la Delta Society en los EE.UU., que se constituye en el centro de Zooterapia más importante del mundo y una referencia para todos aquellos que se dedican a esta forma de terapia. ¿Qué es la Zooterapia?Se trata de la utilización de animales con fines terapéuticos. Consiste en una serie de técnicas para la rehabilitación de personas con problemas físicos o psíquicos. No es que los animales curen por sí mismos, sino que operan como facilitadores, por lo que siempre se requiere de un grupo terapéutico multidisciplinario y la interacción con la familia y el ámbito educativo.Hay que tener en cuenta que su realización requiere de un plan terapéutico, que debe ser individualizado para cada patología y para cada paciente particular y que los animales que se utilicen (sobre todo, caballos y perros) deben ser entrenados previamente, porque no siempre recibirán el mejor trato, por lo que es necesario asegurarse de que sean capaces de tolerar ciertas conductas y de que respondan de la mejor manera a ellas.Uno de los puntos que se señalan como importantes en la relación entre el paciente y el animal es que este último ayuda porque no discrimina, sino que acepta a cada uno tal cual es, con lo cual la autoestima resulta fortalecida.Por otro lado, el contacto con ellos proporciona un estado mental en el cual muchas de las tensiones, las conductas agresivas y las actitudes negativas ceden, aunque más no sea en esos momentos, lo que permite una interacción más fluida entre paciente y terapeuta.Provoca que las personas se olviden de sus dolores y de sus estados depresivos temporariamente y que, incluso, los próximos encuentros les provoquen expectativas, por lo que es muy frecuente que el discurso sobre sus padecimientos deje lugar a sus experiencias con los animales.También estimula el incremento de la sociabilidad de los pacientes, sobre todo en los tiempos del encuentro y en los anteriores y posteriores, en los que suelen intercambiar recuerdos y experiencias con quienes los rodean. En algunos casos, ello persiste.Además de los efectos psíquicos positivos, la buena relación con un animal entrenado proporciona beneficios físicos, porque estimula la producción de distintas sustancias en el cuerpo humano.Se han consignado diversas experiencias en las cuales algunas personas reacias al contacto corporal con otros, sea por alguna patología o por cuadros de abuso, sí pueden tenerlo con animales y si bien muchos de ellos quizás no puedan superar esa barrera respecto de los humanos, al menos la relación cuerpo a cuerpo con perros, caballos u otros les brinda una experiencia sensorial que de otro modo no tendrían.Entre otras afecciones, se han señalado resultados positivos en el tratamiento de sociopatías, depresión, ansiedad, enfermedades raras (síndromes de Rett, Asperger, de West, de Angelman, etc.), autismo y diversas discapacidades motrices y físicas. También se utiliza para agilizar la recuperación de personas accidentadas y/u hospitalizadas.Podríamos seguir enumerando las ventajas de la utilización de estas terapias, que cada vez ganan más terreno; pero tal vez resulte más ilustrativo conocer diversos testimonios de la vida real que aporten un aspecto vivo de los efectos que pueden producir. Algunos testimoniosRecién a los 19 años Romina montó por primera vez un caballo. Es cierto que, al menos en las grandes ciudades, es raro que alguien lo haga alguna vez en su vida. Pero lo es mucho más si, como en el caso de esta joven, suele conducirse en una silla de ruedas por una parálisis cerebral que afecta sus músculos. Ella se desplaza sobre el lomo del animal, mientras realiza ejercicios con sus brazos y vive una experiencia que la entusiasma.El cuadro puede apreciarse en FACET, Fundación Argentina Científica Establo Terapéutico, con sede en Moreno, Provincia de Buenos Aires. Es una entidad civil, sin fines de lucro, no gubernamental que se dedica a las terapias asistidas con equinos."El paciente recibe gran estimulación física gracias a los movimientos del animal. Y se produce una recuperación más rápida en algunas afecciones neurológicas oVer mas: elcisne.org
14/01/2012 01:29 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Miaestenia Gravis

Miastenia gravis juvenil. Una enfermedad olvidada por los pediatras

 

Publicado en An Pediatr (Barc). 2007;66:422-3. - vol.66 núm 04

Leer en: English

Descargar PDF en: Español

Texto completo

Sr. Editor:

La miastenia gravis es una enfermedad poco frecuente en la infancia que puede conducir a insuficiencia respiratoria. Debido a su rareza, puede pasar desapercibida en sus manifestaciones iniciales, retrasándose peligrosamente el diagnóstico.

Se presenta el caso de una niña de 13 años con cuadro agudo de estridor y dificultad respiratoria; la radiografía de tórax fue normal. La laringoscopia únicamente demostró abundantes secreciones. Se trasladó a nuestra UCIP en situación de insuficiencia respiratoria aguda, precisando ventilación mecánica no invasiva. El análisis de sangre al ingreso fue anodino; radiografía lateral de cuello y ecografía cervical normales. En la radiografía de tórax de control apareció pequeño infiltrado basal izquierdo por lo que se diagnosticó neumonía y se inició tratamiento con corticoides y cefotaxima; la paciente mejoró rápidamente. A las 72 h tras el alta la niña presentó disfagia y alteración de la fonación, junto a reaparición de hipoxemia grave. Precisó intubación y ventilación mecánica invasiva convencional. La radiografía de tórax mostraba atelectasia masiva del pulmón izquierdo (fig. 1). La fibrobroncoscopia mostró abundantes secreciones sin otros hallazgos. No aparecieron leucocitosis ni elevación de la proteína C reactiva y los cultivos de sangre y lavado broncoalveolar fueron negativos.

Figura 1. Atelectasia de pulmón izquierdo.

A la exploración la paciente mostraba gran debilidad muscular, que parecía la causa de la insuficiencia respiratoria. Rehistoriando a la familia, refería que la niña mostraba desde 6 meses antes, alteración intermitente de la fonación así como algún episodio de debilidad generalizada sin desencadenante aparente. Así mismo desde 2 meses atrás refería disfagia preferente para líquidos.

El estudio metabólico, RM craneal y medular, y hormonas tiroideas fueron normales. El estudio neurofisiológico objetivó exploración electromiográfica y electroneurográfica normales, pero en la estimulación repetitiva, realizada tanto en músculos distales como proximales (nervios mediano y facial) se apreciaba una disminución de la amplitud de los potenciales compatible con alteración de la transmisión neuromuscular de tipo postsináptico (fig. 2). Ante estos hallazgos se planteó el diagnóstico de crisis miasténica y se inició tratamiento con gammaglobulina intravenosa y bolos de metilprednisolona, junto a piridostigmina por vía oral. La paciente recuperó progresivamente la fuerza muscular permitiendo la retirada de la ventilación mecánica a los 10 días del ingreso. Los autoanticuerpos antirreceptor de acetilcolina fueron positivos. Se confirmó por tanto el diagnóstico de miastenia gravis juvenil y se mantuvo tratamiento con piridostigmina y prednisona por vía oral. La recuperación posterior de la paciente fue completa.

Figura 2. Alteración de la transmisión neuromuscular de tipo postsináptico.

La miastenia gravis es una enfermedad autoinmune que afecta a la unión neuromuscular y se caracteriza principalmente por fatigabilidad y debilidad muscular fluctuante1.

Afecta de 4 a 10 de cada 100.00 habitantes. Se llama miastenia juvenil a aquella que se manifiesta antes de los 15 años de edad2. Supone un 10 % del total3, es decir uno de cada 100.000 habitantes4.

La enfermedad se produce por la existencia de autoanticuerpos tipo IgG dirigidos contra los receptores de acetilcolina de la placa motora, localizados en la membrana postsináptica. La causa de este proceso es desconocida, aunque se sabe que se asocia a otras enfermedades autoinmunes y a ciertos HLA1,4.

La clínica principal es la debilidad fluctuante de la musculatura voluntaria, que empeora por la tarde, con el calor y con las infecciones4,5. Si la debilidad afecta a la musculatura respiratoria o de la vía aérea causando insuficiencia respiratoria que precise ventilación mecánica se conoce como crisis miasténica 6.

El diagnóstico de miastenia gravis se fundamenta en la clínica, el estudio neurofisiológico, el estudio serológico y los tests farmacológicos (test del Tensilon)7.

Los hallazgos neurofisiológicos típicos de la miastenia corresponden a un patrón de la alteración de la transmisión neuromuscular de tipo postsináptico1, es decir, una disminución mantenida mayor del 10 % de la amplitud del cuarto potencial en comparación con el primero, a frecuencias de estimulación bajas.

El medio diagnóstico más específico es la demostración en suero de anticuerpos antirreceptor de acetilcolina. Los niños frecuentemente son seronegativos2, lo que obliga a descartar un síndrome de miastenia congénita8.

El tratamiento de la miastenia gravis4 se aborda desde dos perspectivas, fármacos anticolinesterásicos para el control de los síntomas e inmunosupresores como tratamiento de base4,9. La timectomía mejora la clínica en algunos pacientes. En situaciones de emergencia como la crisis miasténica se intenta aclarar rápidamente los autoanticuerpos circulantes, para lo que se usa plasmaféresis o gammaglobulina intravenosa8,9.

En conclusión, la miastenia gravis es una enfermedad posible en niños, que debe incluirse dentro del diagnóstico diferencial de los procesos que cursan con debilidad neuromuscular e insuficiencia respiratoria aguda.


Correspondencia: Dra. T. de la Calle Cabrera.
Servicio de UCIP. Hospital Niño Jesús.
Avda. Menéndez Pelayo, 65. 28009 Madrid.
Correo electrónico: teresacalle1@hotmail.com

24/01/2012 22:40 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Déficit de Atención, reflexiones

Niños con déficit de atención: ¿qué deben saber y hacer los padres?

¿Se puede hablar en plural de "déficit de atención?


El déficit de atención (DA) es relevante por la alta frecuencia de tratamientos farmacológicos en escolares. Existe un elevado sobre diagnóstico y muchos de estos tratamientos podrían ser innecesarios y obedecer a la demanda de un medio alienante que cada día ejerce más presión escolar sobre los niños y adolescentes.
Los niños con estas dificultades integran una población abigarrada y heterogénea. Los síntomas medulares y los problemas relacionados transcurren a lo largo de la vida con gran variedad expresiva, con múltiples combinaciones y en variados contextos familiares, sociales y escolares.

¿Qué requisitos de evaluación debe cumplir un niño para ser diagnosticado con certeza razonable de un trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH)?


El diagnóstico se centra en el relato de los padres sobre la dificultad del niño para concentrarse y prestar atención sostenida, impulsividad e hiperactividad inadecuadas para la edad, que interfieren en su vida afectiva, relaciones y desempeños. La adaptación a cualquier cambio ambiental les resulta difícil. Además, refieren que al niño le cuesta demasiado acatar reglas, seguir instrucciones y su conducta es impredecible de un día para el otro, y los ha sobrepasado.
El déficit de atención existe como entidad clínica tipificada de modo inequívoco a través de diversas escalas y criterios diagnósticos. Hay que tener cuidado para no simplificar que todo niño que se mueve corresponde a un TDA, pues el sobre diagnóstico y sobre tratamiento es casi la norma.

¿Es lo mismo el niño con déficit de atención que el niño con inmadurez neurológica?


El diagnóstico de inmadurez neurológica no existe en ninguna de las clasificaciones aceptadas internacionalmente. La palabra debe ser desterrada de modo definitivo de las características atribuibles a estos niños, porque además de incorrecta e inexacta es degradante para ellos.
Cuando algunas funciones no corresponden a la edad cronológica del niño o no se han desarrollado de modo uniforme ni homogéneo se puede decir que existe una "variación normal del desarrollo", lo que es equivalente a "disarmonía del desarrollo". Si tienen un curso estable deben ser diagnosticados como trastorno específico del desarrollo del lenguaje, de las funciones viso espaciales o de la coordinación de movimientos.

Criterio de diagnóstico:


A) Cumplimiento de cualesquiera de los dos criterios (A 1 o A2):


A1) Falta de atención: al menos 6 de los siguientes síntomas que persistan un mínimo de 6 meses con la cualidad de ser desadaptativos e incompatibles respecto del nivel de desarrollo
a) A menudo fracasa en prestar atención a detalles o demuestra ser poco cuidadoso y errático en tareas escolares, trabajos u otras actividades
b) Tiene dificultad para concentrarse en tareas o juegos
c) Pareciera no escuchar lo que se le dice
d) Incapaz para seguir instrucciones y fracasa en terminar tareas escolares, quehaceres o deberes (sin que se deba a conducta oposicionista o falla en entender las indicaciones)
e) Dificultad frecuente para organizar tareas y actividades
f) Evita o rechaza con disgusto las obligaciones (como tareas escolares u hogareñas) que le demanden esfuerzo mental sostenido
g) Pierde cosas necesarias para sus tareas o actividades (útiles escolares, libros, mochilas, abrigos, cotonas, juguetes)
h) Se distrae con facilidad ante estímulos extrínsecos
i) Es olvidadizo en el cumplimiento de las actividades cotidianas

 



A2) Hiperactividad-impulsividad: por lo, menos 6 de los siguientes síntomas que persistan un mínimo de 6 meses con la cualidad de ser desadaptativos e incompatibles con el nivel de desarrollo

Hiperactividad
a) Inquietud de manos y pies o se retuerce en la silla
b) Abandona su puesto en clases u otras situaciones en que requiere permanecer sentado
c) Trepa o corretea en exceso de un lado a otro en situaciones inapropiadas (en adolescentes o adultos puede limitarse a sentimientos subjetivos de impaciencia)
d) Dificultad para jugar o entretenerse en actividades reposadas o en momentos de ocio

Contacto con los profesores y el control de los síntomas:
1) Inquieto, demasiado activo
2) Excitable, impulsivo
3) Molesta a otros niños
4) No termina lo que comienza
5) Se mueve constantemente en la silla
6) Se distrae con facilidad
7) Hay que satisfacerlo de inmediato. No tolera frustración
8) Llora con facilidad
9) Cambia de humor de modo brusco
10) Pataletas, conducta explosiva

Respecto de su aprendizaje (señale Sí o No)

- ¿Su lectura es poco fluida o silabeante?:
- ¿Le cuesta comprender lo que ha leído?:
- ¿Le cuesta escribir al dictado?:
- ¿ Tiene dificultades para copiar a tiempo lo escrito en el pizarrón?: - ¿Comete muchas faltas de ortografía?:
- ¿Le cuesta demasiado el cálculo matemático?:

Por favor indíquenos: ¿Recibe medicación en la escuela? ¿Ha notado mejoría en su conducta?
Ponga nota de 1 a 7: Conducta…… Rendimiento .......
Ponga nota de 1 a 7: A la relación con profesores……. Compañeros ........

¿Cómo es el curso que adopta el DA?


Se manifiesta a lo largo de toda la niñez y el 40 al 60% continúa con algunos signos en la vida adulta, cuando se denomina "síndrome residual". Esto es equivalente a decir que el 40 al 60% de los niños mantiene sus rasgos de temperamento en la adultez o que estructuran su personalidad con los rasgos insinuados en la infancia.

¿Cuánto de intolerancia familiar; como de falta de competencia, imaginación y creatividad pedagógica está sufriendo ese niño si es que su conducta es censurada en la casa o fa escuela?

La presencia de TDA se encuentra favorecida por ambientes desorganizados y ausencia de criterios educativos claros, como también por algunos "estilos familiares" inconsistentes en el manejo, de límites arbitrarios, incoherentes o castigadores, y colegios con excesivo número de alumnos o metodología inapropiada (el bilingüismo es un tema que sorprende por su capacidad para generar problemas en algunos niños).

¿Cómo  realizar el diagnóstico diferencial en estos niños ?


En el paciente que consulta por dificultades de conducta o rendimiento es necesario tener presente que puede existir distracción, hiperactividad, impulsividad y fallas en el ritmo de aprendizaje, no sólo en el TDA sino también:

Como expresión de desarrollo normal (variación normal del desarrollo): niños en etapa oposicionista (2-4 años, prepúberes, preadolescentes).

Como reacción ante dificultades ambientales (situacional): colegio inadecuado, normas disciplinarias inapropiadas, dificultades con grupos de pares, conflicto o separación de los padres, cambios en el entorno.

Derivados de otra patología mental o del desarrollo (trastornos depresivos, ansiosos, fóbicos; trastornos específicos del aprendizaje, trastorno por oposicionismo desafiante; trastorno de conducta).

¿Cómo se trata el TDA?

Nos referiremos a las medidas básicas de manejo terapéutico.
Es necesario explicar al niño su problema de concentración o conducta errática de modo que diluya su sensación de ser tonto, malo o enfermo.

- Aclarar que el fármaco es una especie de vitamina y no calmante.
- Interesarlo en otras áreas que le puedan reportar éxito y valoración, sugerir el desarrollo de actividad física que "elimine" energías (muchas veces estos niños son apartados por sus profesores de las actividades deportivas como castigo, con lo cual sólo se consigue desmotivarlo aún más para el resto de las situaciones académicas).

Es beneficioso apoyarlo en todo lo que sea ocurrencia espontánea o estrategia que él proponga y que atenúe las dificultades o fracasos (deporte, baile, teatro, música).

¿Es necesario comprometer a los padres?


Siempre es necesario hacer intervenir a los padres explicándoles:

- Que la conducta del niño es involuntaria y que no lo hace por molestar (insistir en lo parecido que es a lo que alguno de ellos fue en su niñez).
- Que la crítica, ironía o desdén frente a sus conductas no ayudan a que éstas disminuyan.
- Que el reto o castigo físico sólo empeoran la conducta.
- Que se trata de un niño sano y normal, pero disarmónico.
- Que lo deben estimular y apoyar cuando actúa bien, porque si eso se hace de forma sistemática y coherente las posibilidades de mejoría son enormes.
- Que no son adecuados los sermones ni promesas de premios, sino que es mejor esperar que aparezca una conducta deseable para entonces felicitarlo y premiarlo (refuerzo positivo de lo adecuado). La "presión verbal" constante para corregir su conducta sólo lo pone más ansioso e irritable (refuerzo positivo de lo inadecuado)
- Que es preferible obviar ("time out") aquella conducta que no sobrepase un límite soportable pues eso contribuye a atenuarla.
- Que el mejor castigo ante una conducta desadaptativa que no ha respondido al time out o sobrepasa los límites de la tolerancia es retirar los refuerzos habituales (interacción con padres o pares, salidas, TV, etc.).

¿Qué se les podría recomendar a los profesores?


Es necesario explicarles que los niños no resisten períodos mayores de 20 minutos de concentración focalizada, por ello es aceptado que la causa más frecuente de distracción de un escolar sean la fatiga y al aburrimiento. Una clase larga y monótona contribuye a generarla. Un estilo pedagógico ameno, que ocupe todos los canales sensoriales del niño y la gratificación obtenida por el logro generan la motivación escolar.

¿Cómo se debe enfocar el tratamiento farmacológico?


Los neurolépticos son los fármacos de elección en los niños menores de 6 años. Se deben utilizar cuando la impulsividad le impida al niño relacionarse con sus pares o corra riesgos físicos por accidentes frecuentes.

¿Cuando de usas los psicoestimulantes?


El riesgo de dependencia de estos medicamentos con un trastorno de déficit atención genuino es escaso. No provocan adicción, abuso ni se ha demostrado tolerancia. En los preescolares se usan solo a situaciones de impulsividad, temeridad e intrepidez incoercibles, alto riesgo de sufrir accidentes y en quienes haya fracasado el tratamiento con neurolépticos.

El uso habitual se aplica a escolares a partir del primer año básico, es decir, niños mayores de 6 años, luego de cumplido todo el protocolo que asegure el tratamiento y que certifique los beneficios de los medicamentos agregados al apoyo de psicólogos, padres, profesores y psicopedagogos.

Fuente: Pediatría práctica en diálogos.

Dr. Pedro Barreda

26/01/2012 16:47 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris