Facebook Twitter Google +1     Admin

Prevenir:

Medicina preventiva: el camino hacia una vida más saludable

Las consultas médicas preventivas anuales permiten la generación de un espacio para recibir información acerca de la promoción de la salud y prevención de enfermedades. Además, tienden a fortalecer la relación con el médico personal.

Medicina preventiva: el camino hacia una vida más saludable

 

El concepto de salud, según la Organización Mundial de la Salud, tiene una definición concreta: es el estado completo de bienestar físico, psíquico y social que tiene una persona. De allí la importancia que posee la realización de una consulta preventiva anual, ya sea con el médico de cabecera y/o el pediatra de los hijos, a fin de detectar factores de riesgo o problemas de salud en forma precoz, para prevenir complicaciones y realizar el tratamiento en forma oportuna.

Las consultas médicas preventivas anuales permiten la generación de un espacio para recibir información acerca de la promoción de la salud y prevención de enfermedades. Además, tienden a fortalecer la relación con el médico personal, dándole un rol fundamental en el cuidado de la salud. De acuerdo con tu edad, las particularidades de tu historia familiar, tus hábitos y estilo de vida, tu médico podrá recomendarte una serie de conductas, como por ejemplo: 

• Vacunación. 
• Alimentación, actividad física y otros hábitos saludables. 
• Control de factores de riesgo. 
• Prevención de accidentes, adicciones y enfermedades. 

La aplicación de las prácticas preventivas produjo un gran impacto en la salud, ya que redujo la morbimortalidad de las enfermedades en las que se pudo realizar prevención. Por ejemplo, la mortalidad por accidentes cerebrovasculares disminuyó más de un 50% debido a la detección y tratamiento más temprano de la Hipertensión arterial; y la generalización del Papanicolaou (desde 1950) redujo la mortalidad por cáncer de cuello uterino en un 73%.

Es imprescindible adoptar una actitud protagónica en el cuidado de la salud: realizar controles médicos periódicos que permitan detectar precozmente ciertas enfermedades y recibir las indicaciones adecuadas para modificar hábitos de vida que puedan ser perjudiciales para la salud. 


PREVENCIÓN DE ACCIDENTES EN NIÑOS 

Los accidentes representan la causa principal de muerte de los niños en edad preescolar y escolar, a tal punto que entre el 50 y 60% de las muertes durante la infancia se deben a esta causa. 

Las lesiones más comunes producidas durante la infancia son las debidas a los accidentes domésticos (caídas, quemaduras, envenenamiento y ahogo) y los automovilísticos. El baño, la cocina, el patio y el jardín son los sitios donde se producen la mayoría de los accidentes domésticos. Es importante que en estos lugares, los niños estén supervisados por los adultos y se recomienda que no jueguen en la cocina y en el baño. 

A continuación, te brindamos una serie de recomendaciones de acuerdo con la edad del niño: 

Del nacimiento al primer año de vida 
• No dejarlo solo en las sillas o mesas, ni en la bañera. 
• Que la cuna tenga barrotes de una altura que impida que los niños puedan trepar. 
• Mantener los objetos pequeños fuera de su alcance. 
• Guardar los elementos tóxicos (ej.: lavandina, venenos, solventes, etc.) en alacenas altas o con llave. 
• Mantener fuera del alcance de los niños los objetos calientes o en ebullición. 
• Colocar un disyuntor de corriente eléctrica y tapas en los enchufes.
• Colocar rejas o seguros en las ventanas antes del inicio del gateo.
• En el automóvil, transportarlos en asientos de seguridad para niños de menos de 9 kg y en el asiento trasero. 

Entre el primero y el segundo año de vida 
• Proteger la parte superior e inferior de las escaleras. 
• Mantener las cacerolas o sartenes colocadas en el fuego fuera de su alcance. Usar las hornallas posteriores de las cocinas de gas. 
• Guardar fuera de su alcance venenos y medicamentos, así como objetos filosos y punzantes. 
• Los niños que pesan más de 9 kg deben utilizar un asiento adaptador para automóviles, hasta los cinco años.

Entre el tercero y el cuarto año de vida 
• Enseñarle el peligro del fuego y de los automóviles. 
• Educarlo sobre el riesgo de arrojar objetos. 
• Iniciar prácticas de natación, en especial si el niño vive en una casa con pileta. 

Del quinto al sexto año de vida 
• Educarlo sobre cómo cruzar la calle. 
• Enseñarle el peligro de subir a techos y árboles. 
• Usar cinturón de seguridad en los automóviles. 
• Se desaconseja que viajen en el asiento delantero del automóvil hasta los 12 años. 
• Usar casco para andar en bicicleta, moto o para patinar.

 fuente: prevencionsalud.com.ar

21/04/2017 19:06 hospnifviano Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris