Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2013.

Agresividad

El niño peleón. Qué deben hacer los padres

Cuando las peleas del niño son frecuentes qué deben hacer los padres

Conducta

Los pequeños y los niños de edad preescolar a menudo se pelean por los juguetes o por cualquier cosa. En algunos casos, los niños son premiados involuntariamente por su comportamiento agresivo. Por ejemplo, puede que un niño empuje a otro niño, tirándole al suelo o quitándole su juguete. Si el otro niño llora y se aleja, el niño agresivo se siente victorioso ya que consiguió el juguete. Es importante identificar si este patrón esta ocurriendo en los niños agresivos. Cuando las peleas son frecuentes, esto puede ser una señal de que el niño tiene otros problemas.

Las peleas entre los niños y niñas

Niños con conductas agresivas

Un niño con actitudes agresivas puede tener problemas para controlar sus emociones, haber sido testigo de violencia o haber sido la víctima de abuso en la escuela o en el hogar.

Las investigaciones han demostrado que los niños que desarrollan conductas agresivas a temprana edad tienen la tendencia a continuar dicho comportamiento cuando son mayores. Los estudios también han demostrado que los niños que son expuestos a la violencia y a la agresión repetidamente a través de la televisión, los videos y las películas, actúan de manera más agresiva.

Si un niño pequeño persisten con su acción de pelear y de morder o exhibe un comportamiento agresivo, los padres deben de buscar la ayuda profesional de un psiquiatra de niños y adolescentes o de otro profesional de la salud mental que se especialice en la evaluación y tratamiento de los problemas del comportamiento en los niños pequeños.

Qué se debe hacer con los niños peleones

Tanto los padres como los profesores tienen la tarea de controlar y mediar las peleas de los niños. Para ello, es necesario que consideren algunas reglas:

- La intervención temprana es mucho más efectivo. No esperes a que el niño empiece a mostrar un comportamiento más agresivo. Intervenga tan pronto observe que el niño se siente frustrado o que se esté alterando.

- Cuando los niños pequeños pelean a menudo, supervíselos más de cerca.

- Si el niño pega a otro niño, hay que separarlos inmediatamente. Luego trate de consolar y atender al niño que ha sido golpeado.

- Al bebé que comienza a caminar (de 1 a 2 años) dígale: "No se pega. Duele y haces daño cuando pegas".

- Al niño pequeño (de 2 a 3 anos) dígale: "Yo sé que tienes coraje, pero no pegues. Cuando pegas, duele" Esto comienza a enseñarle la empatía hacia otros niños.

- NO le dé al niño si le está dando a otros. Esto le enseña al niño a usar comportamiento agresivo.

- Los padres no deben de ignorar o menospreciar las peleas entre hermanos.

- Enséñales que la agresión no es la forma correcta para conseguir lo que uno quiere. Por ejemplo: imaginemos el caso de dos niños, uno de 6 y otro de 4 años de edad. El mayor está jugando con una pelota hasta que el más pequeño aparece para quitársela. Y ahí se forman peleas y griteríos. El pequeño grita y patalea porque quiere la pelota. Intervenimos y exigimos que el mayor conceda la pelota al más pequeño. Con eso estaremos reforzando de una manera positiva a que el pequeño siempre patalee y grite para conseguir lo que quiere.(guiainfantil.com)

06/04/2013 19:19 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Emociones

Inteligencia emocional en los niños

Cómo podemos educar emocionalmente a los niños

Aprendizaje

Los padres podemos enseñar a los niños a identificar sus emociones y a controlarlas. Es importante que sepan razonar sobre las emociones, las suyas y las ajenas. La eduacación emocional, es parte de la formación del niño. 

La psicóloga Silvia Álava nos ha concedido una entrevista en la que nos aclara en qué consiste la inteligencia emocional, cómo se puede medir la inteligencia emocional de los niños y cómo educarles en sus emociones.

Silvia Álava nos habla sobre la inteligencia emocional en niños

La inteligencia emocional en la infancia

¿Qué es la inteligencia emocional en los niños?

La inteligencia emocional es, tomando la definición de Salovey y Mayer, un subconjunto de inteligencia social que comprende la capacidad de controlar los sentimientos y emociones propios así como la de los demás, de discriminar entre ellos y de utilizar esta información para guiar nuestro pensamiento y nuestras acciones.

Inteligencia emocional es la capacidad para pensar, para razonar sobre las emociones y eso implica lo primero de todo, identificar las emociones, tanto las propias como las ajenas, lo que sería la percepción emocional.

Se trata de:

- utilizar las emociones para que nos ayuden a pensar; que sería la facilitación emocional.
- entender las emociones; comprensión emocional.
- manejar las emociones tanto en nosotros mismos como en los demás. 

¿Cómo se mide la inteligencia emocional de un niño? 

La inteligencia emocional para medirla podemos tener dos grandes medidas diferentes:

- Primero esta la autoevaluación: se trata de medir cómo nos creemos de inteligentes a nivel emocional, que se evaluaría a través de un cuestionario como por ejemplo el TMMS.
- Evaluar las habilidades emocionales: que se mide con un test como es el MESQUITE.

Se trata de dos test que tienen estudios empíricos, con una validez científica y que miden nuestra inteligencia emocional. Hay veces que nos encontramos cuestionarios por Internet o en revistas que nos dicen cómo de inteligente eres emocionalmente, y ese tipo de cuestionarios no tiene realmente una validez empírica, es decir, no nos dicen que realmente vaya a ser así. 

Qué es la inteligencia emocional en los niños

¿Cómo se puede aplicar la inteligencia emocional a los niños?

En cuanto a los niños, nos preocupamos mucho de que tengan un curriculum académico muy extenso y que se apunte en un montón de asignaturas, y de idiomas, pero no nos podemos olvidar de educar las emociones que va a ser algo que va a ser fundamental en esos niños.

Educar las emociones va a ser fundamental en los niños y esto no es una cosa que se pueda hacer al azar, si no que también hay que planificarlo hay que saber que es lo que tenemos que trabajar, cómo lo queremos trabajar con los niños, en qué tenemos que focalizarnos.

La educación emocional nos va a ayudar a modificar los sentimientos. Tienen que entender qué es lo que está pasando, a reconocer esos sentimientos, que los perciban bien y que sepan cómo se sienten. Tenemos que ayudarles también a que sean capaces también de razonar esos sentimientos.

Por ejemplo es muy útil desde pequeños enseñar a los niños a no preocuparse por cosas que no sabemos si van a suceder. Muchas veces los adultos nos pasamos todo el día preocupados “¿y si ocurre esto? ¿ y si ocurre lo otro?” y estamos sufriendo inútilmente. Enseñemos desde pequeños a percibir esos sentimientos, a manejarlos, a modularlos, y a que siempre vayan a su favor y no en su contra. (guiinfantil.com)

09/04/2013 08:20 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.


Otoño, alergias.

Alertan sobre las alergias alimentarias en los bebés

Las alergias alimentarias pueden hacerse presente durante los primeros años de vida. Mitos y verdades sobre el chocolate y la frutilla. La Fundación CIDEA dio a conocer una serie de ítems para que los padres reconozcan en sus hijos los signos de la alergia.

Por:
INFOnews

La Fundación CIDEA (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias) alertó a través de un comunicado sobre la situación que por esta época del año suele atravesar un número considerable de recién nacidos.

Durante el primer año de vida, los niños pueden padecer diversas alergias alimentarias. Las más habituales se dan a consecuencia de la ingesta de proteínas presentes en la leche de vaca, el huevo, y en menor frecuencia, la soja y el trigo.

Los síntomas pueden presentarse en diferentes modos y van desde urticaria, eczemas o dermatitis atómicas hasta cuadros gastrointestinales. En este contexto, es importante que los padres estén alertas, puedan detectar las reacciones y concurrir a un especialista de modo precoz. "La alergia es una afección clínica que se origina como consecuencia de una reacción adversa del organismo frente a determinados alimentos¨, explica el doctor Jorge Máspero, director de la Fundación CIDEA (Centro de Investigación de Enfermedades Alérgicas y Respiratorias).

¨En algunos niños la manifestación es exclusivamente del aparato digestivo y a veces, suelen comenzar en los primeros meses de vida con un cuadro de proctocolitis alérgica, que se caracteriza por deposiciones con sangre y malestar. Esto, en general, es causado por alergia a las proteínas de vaca. Otros chicos desarrollan cuadros más tarde y pueden tener enteritis o gastroenteritis, reflujo o vómitos, también por alergia a las proteínas de vaca las cuales pueden pasar a través de la leche materna. En ese caso, se le brinda a la madre una dieta completamente libre del alérgeno sospechado para evitar la transmisión de esas proteínas", detalla Máspero.

Otras manifestaciones pueden ser: urticaria (manchas de color rojo o rosado, y a veces, con el centro un poco más claro) angioedema, eczema o dermatitis atópica. ¨Cuando vemos niños con cualquiera de estos cuadros se debe investigar profundamente la presencia o no de alergia a alguno de estos alimentos. Es muy importante tratar de llegar a un diagnóstico preciso porque suprimir un alimento sin confirmación puede ocasionar más daño que beneficio ya que se afectaría la nutrición de la criatura sin sentido¨, agrega.

A medida que avanza el primer año de vida, es más común la aparición de alergia al huevo y en muchos casos, en niños que se ha evitado la leche de vaca si se los alimenta con soja no es raro ver que comiencen a tener alergia a ella. En tanto, las reacciones adversas al trigo no son tan comunes pero pueden también ocurrir.

Mitos y verdades de la alergia a la frutilla y al chocolate

Contrariamente a lo que se cree, la frutilla no es de las frutas más peligrosas a la hora de hablar de alergias, sino el kiwi y el durazno, en especial en niños mayores a los 4 años. "La frutilla raramente produce reacciones, tiene mala prensa. De todos modos, la alergia a las frutas se ven en chicos de edad escolar y en adultos jóvenes. Con respecto al chocolate, éste tiene como fuente alergénica principal las proteínas de la leche, o derivados de la nuez o el maní. Por eso, aquellos con alergia a las proteínas de vaca no deben comer chocolate, no por el cacao, sino por las proteínas de la leche¨, explica Máspero.

El especialista advierte sobre las reacciones cruzadas que se producen entre alimentos que poseen una composición alergénica estructuralmente similar. Por ejemplo: los pacientes con alergia a las proteínas de leche de vaca suelen tener reacciones con leches de otros mamíferos, como cabra u oveja. En consecuencia, cuando estas situaciones se verifican, lo que se recomienda es darle un producto hidrolizado (que son fórmulas para alimentación de lactantes en los cuales las proteínas han sido pre-digeridas para transformarlas ya sea en aminoácidos o en pequeños péptidos que son grupos de 2 o 3 aminoácidos de modo tal que pierdan la estructura que las vuelve alergénicas).

Alergias entre los 2 y 6 años de vida

Los chicos de entre 2 y 6 años pueden tener alergia a alimentos como leche, huevo, trigo, soja, maní o nuez. Pero también a ácaros de polvo, epitelio de gatos o perros y algunas esporas de hongos. ¨Los padres que saben que tienen un niño alérgico deben tener un fluido acceso a la docente para explicarle los problemas que puede tener en el caso de exponerse a lo que le haga mal. Si el chico tuviera reacciones severas, por ejemplo, a picaduras de hormigas o abejas, los padres tienen que explicarle a la maestra cómo reconocer el caso y eventualmente, que reciba asistencia en forma inmediata¨, recomienda.

También, hay muchos niños con obstrucción bronquial, que pueden o no ser alérgicos. Todos ellos comparten el hecho de que cuando contraen infecciones respiratorias en particular por rinovirus (que es el virus del resfrío común, que se contagia muy fácilmente en el jardín de infantes) suelen empeorar su condición de base incluso crisis bastante fuertes. ¨No existe demasiada forma de evitar esta situación porque en el jardín el contacto entre los chicos es estrecho pero los padres deben estar advertidos¨, asegura.

Factores a tener en cuenta a la hora de elegir un jardín

· Verificar que el sistema de calefacción sea óptimo.

· Que no haya manchas de humedad en las paredes y techos.

· Que exista buena ventilación.

· Que haya un buen nivel de higiene.

· Enviar un plan de manejo por escrito a través del médico tratante que incluya los alérgenos desencadenantes, las medidas de evitación, los medicamentos y un contacto con el médico especialista o el pediatra.

· El niño alérgico debe ser identificado por todo el personal del establecimiento.

10/04/2013 00:34 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Límites

En general, nos movemos en los extremos: de una cultura que viene del autoritarismo, de la violencia, del castigo a una generación donde hay ausencia de límites.

La disciplina o límites que ponemos a nuestros hijos tienen que ver con la enseñanza y con el cuidado personal, mientras que el castigo tiene que ver con el maltrato y la violencia.  

Tenemos que mantener las vías de comunicación abiertas, explicar por qué ponemos límites y que los actos tienen consecuencias, siempre en el marco del amor. Y hacerlo dando el ejemplo, no sirve si le digo a mi hijo que no grite a los gritos.

¿Por qué hay papás que usan la violencia? Para ellos funciona pero, ¿qué pasa por dentro del niño? Quedan el resentimiento, los miedos y la reproducción de una enorme ira que probablemente salga en otro momento.

Tampoco es útil no tenerlos en absoluto: en la familia existen jerarquías y los papás somos jerarquía de nuestros hijos.

Establezcamos límites para no formar una familia caótica donde los papás no son papás sino amigos…

Necesitamos establecer los límites como algo normal, positivo, terapéutico. 

Columna de Tiempo Argentino

 

10/04/2013 00:46 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Conductas

Cómo detectar niños con transtornos de personalidad

 
La combinación de varias de estas conductas permite presumir la posibilidad de Severo Trastorno de Personalidad, ya que la afirmación del diagnóstico requiere la adicional evidencia de un estudio multidisciplmario e interdísciplmario. Este diagnóstico se debe iniciar, con suma precaución, a partir de una edad mínima de 10 años y esperando a la llegada de la adolescencia, para poder ser confirmado. La observación de una conducta aislada no determina el cuadro. Con la denominación de S.T.P. agrupamos a todas aquellas conductas observables que conjuntamente determinan un cuadro psicopatológíco.
 
 
Principales características
  • Falta de contacto con la realidad.
  • Perturbaciones en el lenguaje y la comunicación.
  • Dificultad para relacionarse con los demás.
  • Conductas ritualizadas con la no aceptación de los cambios asociados con crisis y angustias.

 

Pautas a tener en cuenta
 
Para abordar desde el aspecto psicopedagógico a niños con S.T.P. es necesario que el docente comprenda y defina "cualitativamente" la lógica subyacente a ese modo diferente de ser y de desarrollo. Las necesidades y las particularidades de cada niño dan lugar a programas pedagógicos individualizados y adaptados para cada caso. Para la elaboración de dichos programas (que deben ser lo suficientemente flexibles como para adaptarse al ritmo de aprendizaje del niño), se hace necesario tener en cuenta:
Favorecer
  • Facilitar que se instale entre el docente y el niño una cierta "cualidad de relación": saber escuchar su ritmo y comprender que este es diferente a otros.
  • Evaluar objetivamente las verdaderas capacidades y actuar en consecuencia: ¿qué cosas despiertan su interés?, ¿qué canales usa para comunicarse?, ¿utiliza símbolos?, ¿qué clase?, ¿qué oportunidades facilita para la interacción?
  • Poner límites claros y concretos, así el niño podrá ir construyendo lo que se espera de él en cada situación.
  • Utilizar códigos viso-espaciales para que el niño logre comprender situaciones de aprendizaje (por ej.: pictogxamas, agendas con fotos, gráficos, etc.).
  • Comprender qué quiere conseguir con las conductas que resultan extrañas. En qué momentos y ante qué situaciones responde con berrinches, rabietas, autoagresiones, etc.
  • El contexto de trabajo debe ser estructurado y predecible, para que logre anticipar lo que va a suceder y lo que se "espera de él". Para esto, explicar el sentido de lo que se quiere lograr.

No favorecer
  • El desarrollo de las actividades en ambientes hiperestimulantes, bulliciosos o cambiantes.
  • Evitar actividades rutinarias carentes de sentido. Ofrecer actividades estructuradas, contingentes y claras.
  • No recurrir a ayudas excesivas.
  • No emplear exceso de lenguaje para interactuar, en ocasiones es importante recurrir a gestos claros o señales que puedan entender con facilidad.
  • Evitar el aprendizaje por ensayo y error.
  • No esperar a que el niño tome la iniciativa, sino atraer con suavidad a la interacción con un otro.
  • No comparar con niños normales.
  • No utilizar como límite la amenaza de pérdida de afecto, como así reproches o engaños.
La mera etiqueta de S.T.P. no define un modo particular de escolarización. Para ello se hace necesario un conocimiento profundo de la situación de cada niño con trastornos, evitando las etiqueta. ( eduquemosenlared.com )
16/04/2013 17:32 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.

Autoestima adolescente

Consejos para trabajar la autoestima con adolescentes

El beneficio más significativo de trabajar la autoestima en la etapa de la adolescencia es influir en la formación de su propia identidad, fomentando el desarrollo continuo de las capacidades que hacen a cada persona única.

La etapa de la adolescencia está llena de constantes cambios tanto físicos como emocionales, estos cambios pueden comprometer la autoestima del adolescente. Sin embargo, la autoestima no es algo fijo que se mantiene de por vida, puede ir cambiando, por eso, la finalidad de trabajar la autoestima será lograr mejorar la autoimagen y seguridad del adolescente, pues influirá en la formación de su propia identidad.

Relaciones sociales y su aprobación

Generalmente los adolescentes con baja autoestima tienen problemas al relacionarse; para trabajar la autoestima en este aspecto se debe comenzar por prestar la debida atención al adolescente en el momento que lo necesite, dirigiéndose de manera afectuosa y mostrándole su aprobación cuando se relacione de forma adecuada con sus amistades. Pasar un momento a solas con él ayudará a compartir sus sentimientos y preocupaciones.

 

Elogie sus logros constantemente, pues si se fija más en sus defectos el resultado será una autoestima poco sana, con una marcada influencia en personas cuya opinión son importantes para él. Apoyar en todo momento sus proyectos o cuando desea experimentar sus ideas, es una buena forma de reafirmar sus dotes, siendo necesario respetar los distintos puntos de vista que pueda tener, inclusive cuando sea necesaria una censura.

La confianza y sus ideales

Si el adolescente no cuenta con las oportunidades o recursos que le sirva para desarrollarse en la vida o si se las niega, puede llegar a un estado de frustración que afectará su autoestima. Para trabajar la autoestima es necesaria una estimulación constante, para que pueda proyectar metas que aumenten su sentido de responsabilidad y motiven su progresiva superación.

 

Si tras el desarrollo del niño no obtuvo los suficientes modelos que ayuden a formar su identidad, generará un grado de confusión entre lo bueno y lo malo, dificultando sus decisiones. La mejor forma de trabajar la autoestima en este aspecto, es saber que los padres son el modelo básico que sigue el hijo, por tal debe tener presente el buen ejemplo que debe dar.(utilidad.com)

16/04/2013 17:35 hospnifviano Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Displasia ectodermica

DISPLASIA ECTODERMICA ARGENTINA compartió la foto de SOMOS Odontólogos.
El síndrome de Displasia ectodérmica es una condición recesiva ligada al cromosoma X (síndrome de Christ‐Siemens‐Touraine) que afecta a varones y es heredado a través de las mujeres portadoras. Es una rara enfermedad genética recesiva, que se caracteriza porque produce la afectación de estructuras derivadas principalmente del ectodermo, como piel y anexos (pelo y uñas), aunque tejidos no‐ectodérmicos también pueden verse comprometidos.  El cuadro clínico está dominado por la disminución del número de glándulas sudoríparas y sus más inmediatas consecuencias, escasa sudoración y aumento de la temperatura corporal.  Al revisar la literatura se encontró que este tipo de displasia se clasifica en 170 subtipos clínicos diferentes. Y se estima una frecuencia de displasia ectodérmica de 1 por 10.000 a 1 por 100.000.  Las formas más comunes del síndrome de displasia ectodérmica son : la hidrótica y la hipohidrótica (anhidrótica).  - La DEH de tipo hipohidrótica, conocida también como anidrótica, es la forma más común entre los varios subtipos, y se caracteriza por la clásica tríada de hipohidrosis, hipotricosis e hipodoncia.   A- Posiblemente la hipohidrosis es la característica más común de la DEH de tipo hipohidrótica, siendo definida como transpiración deficiente. Debido a la cantidad reducida de glándulas sudoríparas y consecuentemente la incapacidad de transpirar y liberar el calor corporal de forma adecuada, los pacientes relatan intolerancia al calor, pudiendo variar desde un leve incómodo, hasta una severa hiperpirexia. La reducida cantidad de glándulas sudoríparas y sebáceas resulta en una piel fina, delicada y resecada.  Otras características incluyen hiperqueratosis de las palmas de las manos y plantas de los pies, arrugas finas lineares y hiperpigmentación, ocurriendo esta última generalmente a nivel periocular y peribucal.  B- La hipotricosis representa la presencia de cabellos finos distribuidos por todo el cuerpo, pestañas y cejas escasas.   C- La ausencia de dientes (hipodoncia), constituye otro elemento de la tríada y ha sido bastante relatada. Existe la posibilidad de ocurrir ausencia total de la dentición temporaria y permanente, sin embargo, esto no es observado con mucha frecuencia. Además de la reducida cantidad de dientes, los pocos existentes pueden presentar alteraciones tales como coronas cónicas o puntiagudas, hipoplasia del esmalte y alteraciones en la cronología de erupción.  Generalmente, la forma hipohidrótica de la DEH muestra un patrón de herencia recesivo asociado al cromosoma X; este dato justifica la predominancia en pacientes del género masculino. La proporción entre individuos afectados del género masculino y femenino ha sido relatada en torno de 5:1.   - La segunda forma más frecuente de DEH, es el tipo hidrótico, en el cual la transpiración y las diversas glándulas se encuentran normales, por lo tanto la diferencia primordial entre ésta y el tipo hipohidrótica está en las alteraciones de las glándulas sudoríparas, mucosas y sebáceas y en la incapacidad de transpiración o no de los pacientes. La DEH hidrótica difiere de la hipohidrótica, también con relación al patrón de transmisión genético, ya que la forma hidrótica generalmente se transmite como un carácter autosómico dominante; por lo tanto, ambos géneros poseen el mismo potencial de ser afectados. Por otro lado, la forma de transmisión genética no constituye un criterio esencial para diferenciar los dos tipos principales de la enfermedad, pués esta puede ser heredada en cualquiera de los patrones genéticos.  Es importante resaltar que, a pesar de la ausencia de dientes, el crecimiento de los huesos maxilares ocurre de forma normal en los individuos que padecen la DEH, sin embargo, el proceso alveolar no se desarrolla con la ausencia de dientes, llevando a reducción de su dimensión vertical y esto puede promover una protuberancia de los labios. Otras características clínicas que pueden ser observadas en los pacientes con DEH son la presencia de nariz con depresión del hueso nasal, protuberancia frontal y hipoplasia del tercio medio del rostro.  TRATAMIENTO    El tratamiento de la DEH es exitoso cuando se establece el diagnóstico en el periodo adecuado o sea en la infancia. Un control multidisciplinario, instituido en los primeros años de vida del paciente, puede minimizar las posibles complicaciones odontológicas y médicas.   Pacientes adultos afectados por la DEH que no fueron objeto de control previo adecuado, generalmente necesitan procedimientos correctivos más invasivos, además de presentar una menor posibilidad de suceso terapéutico.  Varios tratamientos protésicos son viables para la corrección de los defectos dentales.  - Prótesis totales, parciales removibles y fijas, sobredentaduras e implantes dentales, pueden ofrecer excelentes resultados.  - El empleo de resinas proporcionan buenos resultados estéticos en la restauración de los dientes cónicos.  Los efectos psicológicos y emocionales de los portadores de DEH deben ser considerados; debido a las alteraciones del aspecto facial y la ausencia de dientes, que provocan defectos estéticos y funcionales, la dificultad de relacionarse socialmente y baja autoestima, pueden constituir agravantes en el tratamiento de estos pacientes, muchas veces. El control psicológico es necesario, además de evaluación genética tanto para el paciente como para los familiares.

El síndrome de Displasia ectodérmica es una condición recesiva ligada al cromosoma X (síndrome de Christ‐Siemens‐Touraine) que afecta a varones y es heredado a través de las mujeres portadoras.
Es una rara enfermedad genética recesiva, que se caracteriza porque produce la afectación de estructuras derivadas principalmente del ectodermo, como piel y anexos (pelo y uñas), aunque tejidos no‐ectodérmicos también pueden verse comprometidos.

El cuadro clínico está dominado por la disminución del número de glándulas sudoríparas y sus más inmediatas consecuencias, escasa sudoración y aumento de la temperatura corporal.

Al revisar la literatura se encontró que este tipo de displasia se clasifica en 170 subtipos clínicos diferentes. Y se estima una frecuencia de displasia ectodérmica de 1 por 10.000 a 1 por 100.000.

Las formas más comunes del síndrome de displasia ectodérmica son : la hidrótica y la hipohidrótica (anhidrótica).

- La DEH de tipo hipohidrótica, conocida también como anidrótica, es la forma más común entre los varios subtipos, y se caracteriza por la clásica tríada de hipohidrosis, hipotricosis e hipodoncia.

A- Posiblemente la hipohidrosis es la característica más común de la DEH de tipo hipohidrótica, siendo definida como transpiración deficiente. Debido a la cantidad reducida de glándulas sudoríparas y consecuentemente la incapacidad de transpirar y liberar el calor corporal de forma adecuada, los pacientes relatan intolerancia al calor, pudiendo variar desde un leve incómodo, hasta una severa hiperpirexia. La reducida cantidad de glándulas sudoríparas y sebáceas resulta en una piel fina, delicada y resecada.
Otras características incluyen hiperqueratosis de las palmas de las manos y plantas de los pies, arrugas finas lineares y hiperpigmentación, ocurriendo esta última generalmente a nivel periocular y peribucal.

B- La hipotricosis representa la presencia de cabellos finos distribuidos por todo el cuerpo, pestañas y cejas escasas.

C- La ausencia de dientes (hipodoncia), constituye otro elemento de la tríada y ha sido bastante relatada. Existe la posibilidad de ocurrir ausencia total de la dentición temporaria y permanente, sin embargo, esto no es observado con mucha frecuencia.
Además de la reducida cantidad de dientes, los pocos existentes pueden presentar alteraciones tales como coronas cónicas o puntiagudas, hipoplasia del esmalte y alteraciones en la cronología de erupción.

Generalmente, la forma hipohidrótica de la DEH muestra un patrón de herencia recesivo asociado al cromosoma X; este dato justifica la predominancia en pacientes del género masculino. La proporción entre individuos afectados del género masculino y femenino ha sido relatada en torno de 5:1.

- La segunda forma más frecuente de DEH, es el tipo hidrótico, en el cual la transpiración y las diversas glándulas se encuentran normales, por lo tanto la diferencia primordial entre ésta y el tipo hipohidrótica está en las alteraciones de las glándulas sudoríparas, mucosas y sebáceas y en la incapacidad de transpiración o no de los pacientes.
La DEH hidrótica difiere de la hipohidrótica, también con relación al patrón de transmisión genético, ya que la forma hidrótica generalmente se transmite como un carácter autosómico dominante; por lo tanto, ambos géneros poseen el mismo potencial de ser afectados. Por otro lado, la forma de transmisión genética no constituye un criterio esencial para diferenciar los dos tipos principales de la enfermedad, pués esta puede ser heredada en cualquiera de los patrones genéticos.

Es importante resaltar que, a pesar de la ausencia de dientes, el crecimiento de los huesos maxilares ocurre de forma normal en los individuos que padecen la DEH, sin embargo, el proceso alveolar no se desarrolla con la ausencia de dientes, llevando a reducción de su dimensión vertical y esto puede promover una protuberancia de los labios.
Otras características clínicas que pueden ser observadas en los pacientes con DEH son la presencia de nariz con depresión del hueso nasal, protuberancia frontal y hipoplasia del tercio medio del rostro.

TRATAMIENTO

El tratamiento de la DEH es exitoso cuando se establece el diagnóstico en el periodo adecuado o sea en la infancia. Un control multidisciplinario, instituido en los primeros años de vida del paciente, puede minimizar las posibles complicaciones odontológicas y médicas.

Pacientes adultos afectados por la DEH que no fueron objeto de control previo adecuado, generalmente necesitan procedimientos correctivos más invasivos, además de presentar una menor posibilidad de suceso terapéutico.

Varios tratamientos protésicos son viables para la corrección de los defectos dentales.
- Prótesis totales, parciales removibles y fijas, sobredentaduras e implantes dentales, pueden ofrecer excelentes resultados.

- El empleo de resinas proporcionan buenos resultados estéticos en la restauración de los dientes cónicos.

Los efectos psicológicos y emocionales de los portadores de DEH deben ser considerados; debido a las alteraciones del aspecto facial y la ausencia de dientes, que provocan defectos estéticos y funcionales, la dificultad de relacionarse socialmente y baja autoestima, pueden constituir agravantes en el tratamiento de estos pacientes, muchas veces. El control psicológico es necesario, además de evaluación genética tanto para el paciente como para los familiares.

24/04/2013 21:51 hospnifviano Enlace permanente. Enlaces de interes No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris