Facebook Twitter Google +1     Admin

Pie Plano

Los pies planos en niños: cómo detectarlos y tratarlos Fuente: Medline Plus; Sociedad Española de Fisioterapia en Pediatría (SEFIP); American College of Foot and Ankle Surgeons (ACFAS)
Fecha de publicación: 16/05/2013

img item
El pie plano es una afección frecuente entre los más pequeños. Se calcula que el 40 % de los niños la padecen. ¿Cómo podemos tratar los pies planos de nuestro hijo?

El pie plano hace referencia a una deformación del pie, cuando este no forma un arco normal y el empeine está en contacto con el suelo. La causa principal de dicha afección es una debilitación de los tejidos que aguantan los tendones en el pie y, en la mayoría de casos, no se puede prevenir.

Cuando dicha dolencia afecta a niños recibe el nombre de ‘pie plano pediátrico’. Lo más habitual es que los tejidos se tensen a medida que el niño crece y así se forme el arco del pie, normalmente sobre los 2 o 3 años de edad. Pero, en ocasiones, esto no ocurre y el pie plano también se sufre en la edad adulta.

El pie plano pediátrico puede clasificarse en dos vertientes: asintomático, cuando no presenta ningún síntoma, algo que es bastante habitual, o sintomático, cuando el niño padece uno o varios de los siguientes síntomas:

  • Dolor en el pie, en el tobillo, en la pierna o en la rodilla.
  • Torpeza o cambios en la forma de caminar.
  • Limitación para realizar actividades físicas.
  • Inclinación del talón hacia fuera.
En la mayoría de casos, los pies planos no provocan ningún dolor y, a menudo, no necesitan ningún tratamiento, pero si el niño presenta algún síntoma, debe acudir al médico para proceder al diagnóstico y conocer la gravedad de la dolencia. El especialista examinará el pie, la rodilla y la cadera, y observará el rango de movimiento del pie y la forma de caminar. Si existe dolor, y para determinar la gravedad de la afección, se pueden realizar pruebas como una radiografía del pie, una tomografía computarizada (para examinar los huesos del pie) y una resonancia magnética (para examinar los tendones del pie).

Si el pequeño presenta síntomas benignos, se deberá proceder al tratamiento que indique el especialista; en este caso, la medida más común es utilizar dispositivos ortopédicos, es decir, colocar un soporte de arco o plantillas en un zapato corriente o utilizar zapatos especiales. También, la kinesiterapia y en ocasiones la medicación pueden ayudar a reducir el dolor y la inflamación.

Cuando se trata de un caso grave y muy doloroso, y siempre que el niño sea mayor de 10 años, puede procederse a la cirugía. Esta suele reparar el arco del pie, mejorar su funcionalidad y aliviar el dolor.




Referencias bibliográficas:

Pie plano. Medline Plus, 2013 [acceso: 15 de mayo de 2013]. Disponible en: http://www.nlm.nih.gov/medlineplus...

Pie plano infantil. Tratamiento conservador y posquirúrgico. Sociedad Española de Fisioterapia en Pediatría (SEFIP), 2013 [acceso: 15 de mayo de 2013]. Disponible en: http://www.sefip.org/ficheros/documentos/PiePlanoInfantil.pdf

Pie Plano Pediátrico. American College of Foot and Ankle Surgeons (ACFAS), 2009 [acceso: 15 de mayo de 2013]. Disponible en: http://www.foothealthfacts.org/Content.aspx?id=1324

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris